Breaking

"TREMORS 3: DE VUELTA A PERFECTION" (2001) No hay dos sin tres

[RESEÑA] Los graboides aparecen de nuevo en el desierto de Nevada pero un hombre se interpondrá en su camino: el survivalista Burt Gummer.



Tenían que pasar cinco años desde el moderado éxito que tuvo "Tremors II: Aftershocks" para que los creadores de la franquicia probaran suerte de nueva cuenta con una nueva película.

Al igual que la anterior, esta se realizó para ser distribuida en el mercado del video casero, tanto en VHS como en el incipiente formato del DVD.

Como era de esperarse, la producción contó con mucho menos presupuesto que la anterior, que de por sí era ya muy poco. Así que la producción debió reciclar escenas de la película original y echar mano de modestos efectos digitales para dar vida a las criaturas.

Por cierto, además de los graboides y los shriekers (chillones) aparece una nueva variedad: los assblasters que vuelan impulsados por pedos... sí, leyeron bien... flatulencias... Hablando de pobreza creativa para hacer guiones.

DE LA TRAMA 

Con Earl (Fred Ward) y Grady (Chris Gartin) fuera de la saga, es el turno del survivalista Burt Gummer (Michael Gross) de salvar el día y a los habitantes de Perfection, el pueblecito olvidado en el desierto de Nevada, en donde aparecieron los graboides por primera vez.

Gummer ha encontrado una nueva forma de ganarse la vida: Viaja por el mundo combatiendo estas criaturas y la peli abre en Argentina, en donde Gummer ha encontrado una colonia de estas criaturas.

Cuando por fin regresa a su bunker en Perfection muchas cosas han cambiado: El lugar  ha sido convertido en una atracción por Jack Sawyer (Shawn Christian), un embaucador que se gana la vida sacándole plata a turistas incautos.

Con un amigo han ideado un sistema para sacarle provecho al mito de los graboides: Organiza tours por el desierto en el que asegura que aún viven estas criaturas, donde ha colocado una red de trampas para asustar a sus clientes. 

Lo que no sabe es que efectivamente una nueva colonia de gusanos prehistóricos se ha instalado en el lugar. Cuando empiezan a ocurrir los ataques, Jack siente que se le ha acabado el negocio y trata de convencer a Gummer de eliminar a las criaturas.

El único problema es que el gobierno considera a los graboides una especie en peligro y de interés, por lo que les prohíben cazarlos. Los gusanos mutan a shriekers y empiezan a causar caos en Perfection.

Para complicar la situación, estos chillones muestran una evolución más: Se convierten en assblasters, que son capaces de volar impulsados por gases inflamables. Si estos comen demasiado, depositan huevos que a su vez dan paso a graboides, completando el ciclo de la vida de esta peculiar especie.

Además de Gummer aparecen algunos personajes del elenco original y otros nuevos, que unirán esfuerzos para sobrevivir.

ASÍ LA VIMOS 
La historia es bastante genérica y más allá de la inclusión de una nueva mutación de graboides, no ofrece nada que sorprenda al espectador.

La trama se va a la segura repitiendo chistes y situaciones que ya se vieron y con mayor frescura en las entregas anteriores. 

Pese a todo, la película se las arregla para mantener la atención del público por hora y media. Quizás se trata de la entrada más floja de la saga, pero al mismo tiempo es la que más dura de todas las películas. 

Uno de los pocos puntos brillantes es la actuación de Michael Gross, veterano de la televisión, como el casi indestructible Burt Gummer. Al ser protagonista, le da nuevos matices a su personaje, dotándolo de carisma suficiente como para que los productores se animaran a lanzar en el futuro tres entregas más, la última estrenada este año (2018), además de una serie de televisión propia.

Si bien vuelven algunos miembros del elenco de la primera película, estos no logran que uno se preocupe por ellos. Mucho menos el personaje de Jack, quien no logra conectar con la audiencia.

Los  efectos especiales son bastante pobres y no han envejecido del todo bien al paso de los años. Comparado con los estándares actuales, la película no es más que un modesto telefilme para ver en un sábado lluvioso.




EN RESUMEN

• ¿Vale la pena verla? Si son completistas, vale la pena. Aunque más allá de nuevas criaturas, no aporta mayor cosa a la saga..

• ¿Se presentó en cines? No. Los estudios Universal se han especializado en hacer secuelas de algunas de sus películas más exitosas pero con poco presupuesto y distribuidas directamente en sus canales de TV o en formatos de video doméstico.

• ¿Hay más secuelas? Sí. Una muy interesante que sirve como precuela pero que viene a contradecir algunos hechos ya establecidos en la saga.



¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: Tremors 3: Back to Perfection
Dirección: Brent Maddock
Elenco: Michael Gross, Shawn Christian, Susan Chuang, Ariana Richards
Año: 2001
Estudios: Universal Pictures
País de origen: Estados Unidos
Duración: 1h44m
Relación de aspecto: 1:85
Visionado: DVD Standard 2D