Breaking

"EL ARO vs. LA MALDICIÓN" (2016) ¿Quien gana?... El aburrimiento sin duda alguna

[RESEÑA] Dos entidades malignas salidas de leyendas urbanas japonesas, se enfrentarán por el alma de dos jovencitas.

Pareciera que fue ayer cuando sufrimos una invasión de horror japonés en los cines. Gracias a ella descubrimos la obra de talentosos cineastas como Takashi Shimizu o Hideo Nakata entre muchos otros.

Algunas de sus obras se sometieron al respectivo remake hollywoodense con resultados mixtos. Dos de esas obras precisamente, "El Aro" (Ringu) y "La maldición" (Ju On) fueron de las más exitosas. 

Tenían en común que exploraban el más allá y el mundo sobrenatural, desde un punto de vista oriental desde luego. Pero como el miedo es universal, no hubo problema para que el público en general se dejase asustar por sus espeluznantes historias. 

Precisamente ambas historias se mezclan en la propuesta que hoy nos ocupa, un intento tardío de reverdecer laureles y presentar el J-Horror a una nueva generación.

DE LA HISTORIA
Yuri y Natsumi son dos universitarias que reciben un curso sobre folclore japonés contemporáneo. 

Su profesor está obsesionado con la leyenda de Sadako, el espectro de una niña que aparece en un video casero y que mata en 48 horas a quien se anima a ver la grabación.

La clase le recuerda a Natsumi que tiene un videocassette con la grabación de la boda de sus padres y le pide a Yuri que le ayude a digitalizarlo para dárselos como regalo por su aniversario. 

Como Yuri no tiene una videocassettera, las chicas se van a una tienda de segunda mano para conseguir un aparato. Pero lo que no saben es que el que compran lleva en su interior el video maldito. Tratando de hacerlo funcionar, Natsumi ve la grabación y recibe la clásica llamada anunciándole que morirá en dos días.

Al mismo tiempo, en otra parte de la ciudad, Suzuka y sus padres se mudan enfrente de la casa en la que habitan los espíritus de Kayako y Toshio. Ella tiene visiones espeluznantes y cuando unos niños desaparecen al entrar a la casa, Suzuka toma la decisión de ir a buscarlos.

Mientras, Yuri y Natsumi van con su profesor y le llevan el video. Este lo ve con la idea de quitarle la maldición a Natsumi de encima pero no funciona, así que deciden ir con una medium para practique un exorcismo.

Este falla y la única esperanza reside en un excéntrico parasicólogo quien va siempre acompañado de una niña ciega que es capaz de percibir las presencias espectrales.

Estos deciden que lo mejor es provocar el aparecimiento del espectro de Sadako dentro de la casa maldita para que se enfrente con Kayako y Toshio. 

ASÍ LA VIMOS 

¿A quien se le habrá ocurrido mezclar ambas historias? No lo sabemos, pero si en papel sonaba interesante, en la práctica ya no tanto.
 
La película no aporta nada nuevo a la mitología ya establecida de "El Aro" y "La maldición" y se decanta por la opción fácil de recontarlas.

Eso estaría bien pero el problema es que hace 15 años, el mundo era muy diferente al de hora. Para empezar... ¿quién diablos usa todavía una videocassettera? Bueno.. aparte de nosotros en las bóvedas de Cine Delirante, no conocemos a nadie más.

Luego está el hecho de intentar ver el video maldito en una pantalla plana. Las nuevas televisiones no tienen conectores RCA sino HDMI y las videocassetteras no tienen esas conexiones. Suponemos que Yuri tuvo que ir al Radio Shack más cercano para comprar un adaptador y... pero nos estamos yendo por las ramas.

También está el hecho de los niños desaparecidos. Los padres de Suzuka también desparecen dentro de la casa de Kayako. ¿Nadie avisa a la policía? ¿Esta no debería de investigar que hay personas desaparecidas?

Pareciera que Yuri y Natsumi no tuvieran padres pues tratando de salvarse de la maldición de Sadako andan por ahí sin llegar a sus casas en dos días. ¿Nadie nota su ausencia? 

Ok, pero no nos pongamos exigentes con la historia, que desde el inicio da muestras de no haber sido pulida del todo. A grandes rasgos, el filme deja mucho que desear. Sus personajes toman decisiones que van más allá de la insensatez y lejos de dar miedo, nos provoca aburrimiento.

Tampoco terminamos de convencernos con el comportamiento y los motivos del parasicólogo ni del papel que juega la niña ciega en todo esto.

¿Sobre el enfrentamiento entre ambos espíritus? Totalmente decepcionante. Apenas dura unos minutos y el final es tan ambiguo e insatisfactorio que nos deja con una sensación de que el director se enredó tanto con la historia que no supo como concluirla.


EN RESUMEN
• ¿Vale la pena verla? Sólo si son completistas. No es necesario haber visto las pelis anteriores pero sería recomendable. El caso es que conocer de antemano la mitología de Sadako y Kayako, solo acentúa la sensación de que nos quedaron a deber.

• ¿Da miedo?...  ¿La verdad? No, a menos que seamos muy muy sensibles o tengamos cinco años. Mejor desempolvemos nuestra vieja colección de J-Horror y volvamos a ver las sagas desde el inicio.

• ¿Sadako y Kayako hacen el kame hame ha? Tienen que verlo para creerlo.

• ¿Qué pasó con la copia digital del video maldito? Según la película, anda circulando por ahí en internet. Lo que nos hace suponer que habrá una continuación. 





¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Que les pareció?