Estreno 18 de julio

"LA ZONA MUERTA" (1983) ¡Stephen King al estilo Cronenberg!

[RESEÑA] En su mente, él tiene el poder de ver el futuro. En sus manos tiene el poder de cambiarlo. ¿Tendrá el valor para hacerlo?


"La zona muerta" es quizás una de las novelas más convencionales de Stephen King.

Séptima en ser publicada, y con éxitos como "Carrie" y "La hora del vampiro" bajo el brazo, King se adentra en cuestiones bastante filosóficas sobre temas como religión y destino.

La trama es bastante sencilla y quizás poco original pero está hilvanada de tal manera que nos mantiene sumamente intrigados. Era natural que un estudio se interesara rápidamente en hacer una adaptación cinematográfica.

La responsabilidad de dirigir el proyecto recayó en el cineasta canadiense David Cronenberg, uno de los nombres más respetables de la industria y del género fantástico.

Acostumbrado a mostrarnos visiones bastante viscerales y apocalípticas en su filmografía, Cronenberg encajó de forma natural en el universo creado por King. 

El director venía de presentarnos "Videódromo", una de sus obras maestras, y se decantó por este proyecto, antes de filmar el remake de "La mosca".

El canadiense le da su propia visión a la novela de King y en ningún momento entra en conflicto con ella. Más bien, la enriquece y le da un ritmo bastante agradable que resulta en un buen bocado para el espectador. 

DE LA TRAMA

Johnny Smith (Christopher Walken) es un maestro de escuela en una pequeña ciudad. Su vida parece estar completa: tiene un buen empleo, alumnos aplicados, sale con una maestra guapa, y hasta tiene un carro Volkswagen.

Después de dejar a su chica en su casa al finalizar un paseo, sufre un accidente y termina cinco años en coma.

Por si fuera poco, al despertar se da cuenta que ha adquirido cierta habilidad que le permite conocer no sólo el futuro de las personas a las que toca sino que puede ver acontecimientos alrededor de los que le rodean.

Hombre estudiado, esta nueva habilidad entra en conflicto con la rigurosa crianza religiosa que recibió de su madre. Descubre su poder cuando toca por accidente a una de las enfermeras que lo atiende y se da cuenta que la hija de la chica corre peligro en un incendio.

La noticia corre como reguero de pólvora y su caso termina saliendo hasta en las noticias. Incómodo con su nueva fama, Johnny trata de pasar desapercibido pero pareciera que los problemas lo persiguen.

Un comisario llega con él a pedirle ayuda para resolver el caso de un asesino serial que mata a jóvenes mujeres pero peor aún, Johnny descubre que el candidato local a un puesto en el Congreso tiene intenciones de desatar un conflicto nuclear.

¿Qué puede hacer él? ¿Dejar que el destino se cumpla? ¿Intervenir para cambiar el futuro? ¿Qué consecuencias puede tener esto para su vida y la de los que lo rodean?

ASÍ LA VIMOS

Hemos de admitir que esta era de las pocas películas que aún teníamos pendientes de ver de la filmografía escrita por King.

Y la verdad es que aunque sin ser brillante, la película es bastante entretenida, y le guarda respeto a la historia original.

Cronenberg se apega al libreto y evita hacer reinterpretaciones de la trama, error cometido comúnmente en otras películas como "El hombre de la podadora" o "El resplandor", por ejemplo. 

La actuación de Christopher Walken es, como siempre, disfrutable y el elenco de soporte enriquece la película. Pero por primera vez, hay una nota discordante en una adaptación de King.

En la novela, el autor se extiende a su sabor y antojo contándonos algunas vivencias y traumas de la niñez de Johnny, que se convierten en factores fundamentales en su comportamiento futuro, mientras que en la película apenas si se mencionan, lo que impide darle profundidad a las acciones de nuestro héroe.

De hecho, el primer acto, en el que se muestra el accidente que deja al maestro en coma, se ve apresurado y quizás por ello, le cuesta al espectador conectar con el personaje.

La segunda parte y el desenlace tienen mucho mejor ritmo y salvo, algunas diferencias entre el final de la película y la novela, uno queda satisfecho con lo que acaba de ver.

Eso sí, Cronenberg logra retener y magnificar el tono sombrío de la trama, lo cual se agradece. No es una historia fácil de digerir y es posible que hubiese funcionado mejor como miniserie para poder ahondar en las motivaciones de los personajes.

Con apenas 1 hora y 43 minutos, el filme se nos antoja muy corto y nos deja con hambre de más. Para bien o para mal, años después se adaptaría nuevamente la novela, ahora en formato de serie de TV y en seis temporadas, da tiempo para explorar muchas posibilidades con la historia.



CURIOSIDADES
• Los estudios Universal intentaron demandar a la producción pues en la escena del incendio en el cuarto de una niñita, aparece un muñeco de E.T. Hubo necesidad de refilmar toda la escena sin el juguete para la versión final.

• Mientras Cronenberg respaldó la contratación de Christopher Walken para el papel principal, Stephen King dijo en una entrevista que siempre vio al personaje principal con el rostro de Bill Murray.

• "La zona muerta" es la primera historia de King en desarrollarse en el pueblo ficticio de Castle Rock, donde también se sitúan las tramas de "Cujo" y "Cuenta conmigo", entre otras.

Remake:
La Zona Muerta (serie de TV) (2002-2007)
                                               


¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: The dead zone
Dirección: David Cronenberg
Reparto: Christopher Walken, Brook Adams, Tom Skerritt, Martin Sheen
Estudios: Paramount Pictures/Dino De Laurentiis Company
País de origen: Estados Unidos/Canadá
Duración: 1h43m
Relación de aspecto: 1:85
Visionado: DVD Standard 2D























"LA ZONA MUERTA" (1983) ¡Stephen King al estilo Cronenberg! "LA ZONA MUERTA" (1983) ¡Stephen King al estilo Cronenberg! Reviewed by Administrador on 12:23 p.m. Rating: 5

No hay comentarios.