Breaking

"LA CASA QUE NUNCA MUERE" (1970) Interesante telefilme de ocultismo

[RESEÑA] Fenómenos paranormales, posesiones y misterios, de la mano de Bárbara Stanwyck.

El otro día reseñábamos "Escuela satánica para señoritas", modesta gema de horror producida para la TV en los sententas.

Hurgando entre nuestra bóveda (estamos inventariando nuestra colección), nos topamos con otra interensante producción de ese mismo año, protagonizada nada menos que por la primera actriz Bárbara Stanwyck.

Nuestros lectores ya creciditos quizás la recuerden por su participación en series como "Los Colbys" y "Valle de pasiones", pero su filmografía abarcó más de 50 años de carrera con papeles de los más diversos. 

Y en esta película de suspenso, que dicho sea de paso, fue su debut en la pantalla chica, nos regala una interesante actuación.

Producida por Aaron Spelling, sí, el mismo de "Melrose Place" y "Beverly Hills 90210", la trama de "La casa que nunca muere" (The house that would not die) se inspira en una novela "Ammie ven a casa", de Bárbara Metz. 

Lo interesante de estos telefilmes setenteros es que reflejan el interés del público y del mass media de aquella época con el satanismo y los fenómenos paranormales. 

LA TRAMA 
Ruth Benneth (Stanwyck), una mujer ya madura, hereda una vieja casa en Gettysburg a la que se muda con su sobrina Sara (Kitty Winn).

Ahí conoce a su vecino, el elegante Pat McDougal (Richard Egan), un profesor local y convenientemente, el soltero codiciado del vecindario.

Pat les da la bienvenida junto con un de sus estudiantes, quien luego luego le hace ojitos a la sobrina.

Pero más pronto de lo que vamos a un corte comercial, empiezan a ocurrir sucesos extraños en la casona. Al parecer, sus primeros habitantes datan de la época de la Guerra Civil, y sus espíritus están decididos a ahuyentar a quien quiera vivir ahí.

A alguien se le ocurre la brillante idea de organizar una sesión espiritista para averiguar el porqué de los fenómenos paranormales pero lo único que hacen es enojar aún más a los espectros.

Uno de ellos, al parecer el de una joven muerta de forma violenta, posee a Sara desde ese día. Para colmo el buen Pat sufre de cuando en cuando de una especie de desdoblamiento de personalidad y se convierte en un tipo violento con intenciones de dañar a Ruth y a Sara.

Todo se complica cuando la chica compra una pintura antigua y el estudiante investiga en el sótano de la casa sólo para descubrir una fosa clandestina.

A lo largo de 70 minutos (antes los telefilmes eran cortos para permitir la transmisión de muchos anuncios), se va desmadejando la historia de un general que traicionó a los suyos en la batalla de Gettysburg, y asesinó a su propia hija y al pretendiente de esta.
    
Nada como una sesión espiritista para después de la cena.

ASÍ LA VIMOS
Para quienes están acostumbrados a la frenética edición y espectaculares efectos de los filmes de hoy, quizás les parecería una película aburrida.

Pero tomemos en cuenta que en aquella época y con tan poco presupuesto, las producciones hacían gala de mucha creatividad para enganchar al espectador y se apoyaban en el talento histriónico del elenco para darle credibilidad a la historia.

Por lo mismo de lo limitado de los recursos, a veces pareciera que estamos viendo una obra de teatro pues la mayor parte de la historia trancurse en la sala de la casona. Eso sí, la ambientación e iluminación del escenario le dan una atmósfera de misterio que atrapa desde los primeros minutos.

Si bien la actuación Stanwyck es de primera, parece un poco excesivo el diseño de su vestuario. No cabe duda que era toda una dama de Hollywood pues pese a que su personaje es el de una mujer que llega a vivir a un área rural, su vestuario parece sacado de una pasarela de modas parisina.
 
EN RESUMEN
¿Vale la pena verla? Sí, si son arqueólogos del cine como nosotros o si tenemos curiosidad de conocer lo que veían nuestros padres y abuelos cuando solo habían tres canales de televisión.

¿Dónde encontrarla? Algunas colecciones de películas de dominio público en Amazon la incluyen, o bien, se puede buscar en Youtube, donde está en inglés en varios canales.

Como dato curioso, la transmitieron en canal 3 allá por los ochentas, cuando tenían su franja "La hora macabra" los sábados por la noche. ¿La recuerdan?