Breaking

"GLASS" (2019) Estupendo cierre para una trilogía superheróica

[RESEÑA] David Dunn usa sus habilidades supernaturales para atrapar a Kevin, un hombre perturbado que posee 24 personalidades distintas.


El cineasta M. Night Shyamalan se ganó a gran parte del público cinéfilo cuando debutó con "El sexto sentido", aquella peli en la que un niño podía ver gente muerta y que tiene uno de los finales más sorpresivos de la historia del cine.

Si bien su relación con los cinéfilos a partir de ahí ha oscilado entre el amor y el odio debido a su facilidad de pasar de dirigir pequeñas obras maestras cinematográficas a verdaderos bodrios, es innegable que Shyamalan entiende el cine y lo trabaja con pasión.

Y pasión es precisamente lo que derrocha "Glass", estrenada la semana pasada en nuestro país, y que sin llegar a estar a la altura de "El Sexto Sentido" o "Señales", es una película que entretiene y emociona con creces.

Sobra decir que se trata de tercer y último episodio de la saga iniciada con "El Protegido" en el año 2000 y unido magistralmente con "Fragmentado" en 2017.

No entendemos las críticas negativas que ha recibido pues "Glass" es una oda a la cultura de superhéroes, que busca su propio camino evitando ir por lo senderos ya trazados por Marvel o DC.

Uno realmente se preocupa por los personajes y el director aprovecha el gran talento de James McAvoy para entregarnos a un villano memorable... más bien 24 villanos memorables en un solo personaje.

Pero para gustos los colores, así que no entraremos en controversias pero sí les compartiremos nuestras impresiones sobre este filme, que a nuestro criterio, no tiene desperdicio en dos horas de proyección.

DE LA TRAMA
David Dunn (Bruce Willis) quien descubrió que tiene super poderes al enfrentarse al Mr. Cristal (Samuel L. Jackson) en "El protegido", tiene ahora una empresa de seguridad privada.

Pero eso es solo una fachada pues en la trastienda, ha montado con su hijo toda una red de monitoreo que le permite ubicar a malas personas y luego localizarlas para darles  su merecido.

David está enterado de las fechorías cometidas por la bestia, una de las múltiples personalidades de Kevin Crumb (McAvoy), quienes en conjunto se hacen llamar La Horda.

Finalmente logra dar con su escondite, en donde Kevin retiene a varias jovencitas y se enfrenta a él. Enfrascados en su pelea, no se dan cuenta que han sido rodeados por la policía y son enviados a una institución mental, donde serán tratados por la doctora Staple (Sarah Poulson).

El único problema es que se trata del mismo hospital en el que está recluido Mr. Cristal, quien sale de su estado catatónico al ver de nuevo a su enemigo. Esto desencadenará una serie de acontecimientos en el que los tres personajes se enfrentarán en un duelo mortal.

ASÍ LA VIMOS
"Glass" no pretende ser un parteaguas en el subgénero de los superhéroes o de los cómics, sino que es simplemente un producto para disfrutar una tarde de sábado.

Eso sí, su puesta en escena está cuidada hasta el más mínimo detalle. Como ya apuntamos, el director sabe cómo hacer cine y lo demuestra.

Es notable el uso sicológico del color para transmitir emociones e intenciones de los personajes.

En el plano actoral, McAvoy se vuelve a robar el show con su capacidad de saltar de una personalidad a otra, aunque se pierde un poco el golpe de efecto pues el espectador que ya vió "Fragmentado" sabe lo que verá.

Sin apelar a grandes secuencias de acción o efectos visuales elaborados, la historia nos regala peleas intensas, sobre todo la climática en la que asistimos al destino de los personajes.

Poulson ofrece una interesante actuación como la terapeuta y logra hacerse odiar con suma facilidad desde sus primeras apariciones. Además, es la responsable del giro de tuerca final, que nos deja sorprendidos y deseando más información.

Y ya que hablamos del giro final, algunos espectadores lo logran adivinar con anticipación, aunque ese no fue nuestro caso. No es tan sorprendente como los de otros filmes de Shyamalan, pero está muy acorde con la historia.

El ritmo de la película es muy bueno, pese a que algunos han criticado que le falta acción. Pero créanos, la acción se aprecia pero no es ahí donde reside la parte jugosa de la historia.

EN RESUMEN
¿Vale la pena ver "Glass"? Desde luego. No sólo si somos aficionados al género sino también resulta atractiva para el cinéfilo ocasional.

¿Es necesario ver con anterioridad "El protegido" y "Fragmentado"? Pues... sí. Si bien la película cuenta con suficientes escenas de contexto, es mejor llegar con todo el conocimiento posible de la saga para disfrutarla hasta el más mínimo detalle.

¿Es una película de súper héroes per se? Más bien es un canto de amor a las historietas, donde desde luego, tienen cabida los universos heróicos. Eso sí contiene muchas dosis de realidad que no la hacen tan fantasiosa como sus pares marverlitas o de DC.

Por útimo, háganse un favor. Véanla en su idioma original para apreciar de mejor manera todos los matices de entonación de voz que usa McAvoy para construir a todas las entidades de La Horda. En español latino no suenan muy bien.



¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: Glass
Dirección: M. Night Shyamalan
Reparto: Bruce Willis, James McAvoy, Samuel L. Jackson, Sarah Paulson
Año: 2019
Estudios: Universal Pictures/Blinding Edge Pictures/Blumhouse Productions
País de origen: Estados Unidos
Duración: 2h09m
Relación de aspecto: 2:39