22 DE AGOSTO - ESTRENO

"BLACK MIRROR: BANDERSNATCH" (2018) ¿Qué diablos acabo de ver?

[RESEÑA] Stefan confunde realidad y fantasía y cae en una espiral de paranoia mientras intenta adaptar un libro maldito a un videojuego.


Uno de los grandes retos que enfrentan los medios de comunicación tradicionales con la llegada del internet y las redes sociales es la democratización de la información.

¿Se recuerdan aquellos días en los que salían las mismas noticias en todos los noticieros? Se podía percibir cierta tendencia en cuanto a qué temas abordaban los periódicos aunque fueran rivales. 

Esto porque los directores de los medios informativos se reunían para decidir sobre qué debería saber el lector/televidente. En pocas palabras, la tentación de controlar a la población por medio de lo que oye y ve es grande, y ocurre hoy en día. 

Recuerdo que quise hacer mi tesis de comunicación sobre el tema "Influencia del cine de Stallone y Chuck Norris como medio de propaganda anticomunista en América Latina durante la administración Reagan". Sobra decir que fue rechazada por unanimidad.

Pero volviendo al punto. El internet ha permitido democratizar la información y por ello es difícil para periódicos, radios y canales de TV tradicionales subsistir en un tiempo en el que la audiencia tiene el poder de decidir qué ver, cómo y cuando verlo.

Netflix es un buen ejemplo de ello. Y con "Black Mirror: Bandersnatch", da un paso adelante en empoderar a su audiencia para que decida el desenlace de la historia que está viendo.

DE LA TRAMA

Es difícil dar una reseña tradicional sobre esta película porque no lo es. Tampoco es una nueva temporada como tal de la serie "Black Mirror", aunque que con sus variantes, funcionaría como tal al verla repetidamente.

Definámosla entonces como un "evento". "Bandersnatch" es una historia interactiva en la que a medida que avanza, el espectador decide qué debe hacer el protagonista por medio de su control remoto o mouse.

Stefan (Fionn Whitehead) es un programador que busca adaptar una novela de fantasía a un videojuego.

El problema es que la novela está maldita pues a medida que la escribía, su autor fue cayendo en una espiral de locura que termina cuando asesina a su esposa.

Además de la presión de entregar el juego a tiempo, Stefan debe lidiar con sus demonios internos y el sentimiento de culpa que tiene por la muerte de su mamá cuando él era un niño.

Esta es la premisa básica pues la historia dependerá del espectador, como ya apuntamos.

Es interesante conocer que Netflix y el director David Slade produjeron poco más de cinco horas de metraje para abarcar la mayor cantidad de probabilidades para condensarlas en un filme de hora y media.

En nuestro caso, navegamos por algunas secuencias bastante dramáticas y otras un poco absurdas que nos sacaron algunas risas. 

ASÍ LA VIMOS

Realizar un producto audiovisual interactivo no es ninguna novedad. Ahí tenemos el caso de los videojuegos.

No es casualidad que la trama gire alrededor de un programador de juegos o que esté ambientada en los años ochentas.

¿Se acuerdan de "Dragons Lair" y Space Ace, publicados por Cinematronic en 1983? Fueron dos de los videojuegos pioneros en la interacción por aquellos días. 

Las actuaciones son estupendas y Whitehead logra construir un personaje frágil con el que el espectador logra una conexión empática de inmediato. Así que a uno no deja de darle pena algunos de los trágicos finales a los que lo somete.

La historia va muy a tono con la atmósfera creada por la galardonada serie y aunque "Bandersnatch" puede ser vista por alguien que no ha visto ningún episodio, la trama contiene algunas referencias que harán la delicia de los seguidores de "Black Mirror".

La selección musical es... bueno, muy ochentera, pues además de escuchar algunos éxitos de aquella época, la música incidental está compuesta con sintetizador, lo que ayuda a crear la atmósfera.



EN RESUMEN
Ver "Black Mirror: Bandersnatch" es una experiencia sensorial en todo el sentido de la palabra que bien vale la pena. El filme dura 90 minutos pero en nuestro caso invertimos casi tres horas explorando algunas posibilidades y aún así no llegamos a un final satisfactorio. 

O quizás es que esa acción también es intencional por los productores, como reflejo de la vida real en la que nos esforzamos en hallar un final feliz.. em.. volvimos a divagar.

¿Es complicada de ver? No, en lo absoluto. La trama es bastante digerible y aunque tiene ecos de filmes como "La matrix" o incluso "Alicia a través del espejo", es una historia bastante original y entretenida.

Es, en resumen, el as bajo la manga que nos tenía reservado Netflix para terminar el año.




¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: Black Mirror: Bandersnatch
Dirección: David Slade
Reparto: Fion Whitehead, Will Poulter, Craig Parkinson, Alice Lowe
Año: 2018
Estudios: Netflix
País de origen: Estados Unidos
Duración: ¿1h30m?
Relación de aspecto: 2:20
Visionado: Plataforma Netflix
"BLACK MIRROR: BANDERSNATCH" (2018) ¿Qué diablos acabo de ver? "BLACK MIRROR: BANDERSNATCH" (2018) ¿Qué diablos acabo de ver? Reviewed by Administrador on 11:48 a.m. Rating: 5

No hay comentarios.