Breaking

"GEO-TORMENTA" (2017) De regreso a los... ¿noventa?

[RESEÑA] Un dispositivo que permite regular el clima a nivel global sufre sabotaje y la humanidad se enfrenta a una seguidilla de desastres climáticos


Uno de los "padres" del género de desastres en el cine fue sin duda Irwin Allen. El productor  dirigió las escenas de acción en "Infierno en la torre", y fue la mente maestra detrás de "La aventura del Poseidón".

Sus pelis estaban repletas de estrellas de cine ya sea emergentes o en decadencia y a la mayoría les deparaba una muerte épica en sus producciones. 

Pero la guinda de su pastel eran los espectaculares efectos especiales en los que uno realmente creía que veían un rascacielos en llamas, o un enorme trasatlántico siendo arrastrado por una ola gigante.

Veinte años después, en los noventas, el género de desastre tuvo un segundo aire de la mano de Michael Bay con "Armagedón" y las pelis de la dupla Roland Emmerich/Dean Devlin como "2012", "Día de la independencia" y "El día después del mañana".

Pero como ocurrió en los setenta, la fiebre por las pelis de desastre fue efímera en los noventa y en la actualidad están relegadas a telefilmes de bajo presupuesto con guiones repetitivos y pobres efectos especiales.

Quizás es por ello que "Geo-Tormenta" no obtuvo la respuesta esperada en taquilla, pese a que marca el debut de Dean Devlin como director.
  
DE LA TRAMA 
Jake Lawson  (Gerard Butler) es el genio detrás de una intrincada red de satélites que controlan el clima en nuestro planeta.

Esta red, realizada por un equipo internacional se encarga de prevenir desde inundaciones en la India y Bangladesh, hasta las olas de calor en Europa y los tornados en Estados Unidos.

Lawson está orgulloso pues gracias a la tecnología se puede prevenir y evitar el desastre, salvando miles de vidas cada vez que los satélites entran en acción.

Pero lo que no puede prevenir es que la burocracia gubernamental lo termine echando del proyecto que él ayudó a construir. En su lugar, colocan a su hermano, un prometedor burócrata.

Años después, el sistema climático está en plena operación y como se acordó en un principio, Estados Unidos está a punto de pasar el control de los satélites a otros de los países cooperantes.

Sin embargo, los satélites empiezan a fallar y provocan algunas tragedias: Se congela una aldea entera en Afganistán en pleno verano, y Hong Kong sufre el embate de letales rayos solares.

El gobierno llama a Lawson para que repare las fallas pero este va a regañadientes. Viaja a la estación espacial que controla a los satélites y descubre lo que podría ser una conspiración para acabar con el proyecto.

Al parecer, alguien está manipulando de forma remota los satélites. Si esto se sale de control, la red creada para salvar a la humanidad, podría desencadenar una geo tormenta letal en la que el planeta sufriría al mismo tiempo de tornados, super huracanes, olas de frío y calor extremo, por mencionar algunas catástrofes.     
       
ASÍ LA VIMOS 
Si hemos de ser sinceros, la película nos gustó y mucho. Así que su pobre recaudación no tiene que ver con la calidad de la producción.

Devlin aprendió bien el negocio de dirigir una película de desastres al lado de Emmerich, pero a nuestro criterio, estrenó su película con casi 20 años de retraso.

Sí, tiene suficiente presupuesto para ofrecer secuencias de acción y desastre bastante espectaculares y creíbles, pero la temática de la película está demasiado gastada y obsoleta.

Pareciera que viajamos al pasado para ver una peli veraniega de los noventa, cuando "Armagedón" arrasaba en taquilla.

Y el guión es muy similar. El gobierno debe recurrir a un experto poco convencional y no acostumbrado a seguir las reglas. La actuación de Gerard Butler es aceptable. Lástima que no tiene mucho tino a la hora de escoger sus proyectos. Nos recuerda a Nicolas Cage, ojalá no tenga el mismo destino que él.

La trama no es nada nueva y está plagada de clichés. Incluye un guiño cómico al tema de la inmigración ilegal vía Eugenio Derbez (sí... sale en la película), como en su momento lo hizo también "El día después de mañana".

Siendo una película de desastres, quizás le faltó un poco más de secuencias de destrucción. El filme concluye con una vuelta de tuerca que se ve venir desde media película, pero aún así, se las arregla para entretener.


EN RESUMEN

• ¿Vale la pena verla? Desde luego. Quizás no en 3D pero sí vale la pena verla en el cine. Las secuencias de destrucción son espectaculares y la pantalla pequeña de un televisor o una computadora no le harán justicia. Sólo háganse un favor: NO LA VEAN DOBLADA AL ESPAÑOL LATINO. Es una abominación no solo al idioma español sino también una falta de respeto a la visión original del director.

• ¿Se destruye Nueva York? Como cosa rara, no. Devlin se decantó por destruir otras ciudades famosas a nivel mundial y dejo a la Gran Manzana intacta. En otra ocasión será.

¿Qué ofrece de nuevo? No mucho la verdad. Hasta incluye el infaltable momento lagrimógeno al estilo "Armagedón".

  
 

¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: Geostorm
Dirección: Dean Devlin
Elenco: Gerard Butler, Jim Sturgess, Andy García, Eugenio Derbez
Año: 2017
Estudios: Warner Bros.
País de origen: Estados Unidos
Duración: 1h49m
Relación de aspecto: 2:35
Visionado: Proyección digital 4K 2D