Breaking

"EL IMPERIO DE LAS HORMIGAS de H.G. Wells" (1977) Más eco-horror setentero

[RESEÑA] Un grupo de posibles compradores es atacado por insectos gigantes cuando van a conocer un proyecto inmobiliario en la playa


Ya hemos hablado en alguna ocasión sobre la fiebre de películas que pretendían crear conciencia ambiental en los setentas usando el horror como metáfora.

Una de las más existosas fue en su momento "El alimento de los dioses", producida por los ya desaparecidos estudios American International Pictures (Creo que deberíamos hacer una serie sobre estos estudios independientes y su aporte al cine delirante ¿por qué no?).

Gracias a lo lucrativo que fue el filme sobre ratas gigantes, el productor de AIP Samuel  Z. Arkoff exigió otra película con temática similar, así que los estudios tomaron nuevamente parte de un cuento de H.G. Wells para "inspirarse" en una nueva historia.

Del cuento original solo queda el nombre, pues el guión de "El imperio de las hormigas" se aleja de la trama de Wells y se va por los caminos de la ciencia ficción y el horror ecológico.

Eso sí, cuenta con un aceptable elenco encabezado por la chica de moda en aquellos días: Joan Collins, quien quizás es recordada por su papel en la serie de televisión "Dinastía". 

  
DE LA TRAMA 
Como en toda película medio apocalíptica que se respete, esta inicia con un breve informativo sobre las hormigas.

El narrador nos habla sobre lo agresivas que son ciertas especies, su orden social y cómo se organizan para someter a sus enemigos, pintando a estos insectos como monstruos de la naturaleza. 

Una vez armada la atmósfera y tono de la película entramos en materia. Vemos a un barco que está lanzando barriles con desechos tóxicos al fondo del mar.

Uno de estos recipientes se las arregla para flotar y llegar a una playa cercana en la que su contenido contamina a una colonia de hormigas.

Cerca de la playa se está construyendo un proyecto inmobiliario, que está a cargo de Marilyn Friser (Collins), una ambiciosa agente de bienes raíces que no repara en artimañas con tal de vender los terrenos. La verdad es que la mujer es bien "cae mal" y desde el primer momento empezamos a querer que sea la primera en caer. 

Ese día llega un grupo de posibles compradores, entre los que va una pareja de jubilados, una chica soltera de buen ver, una mujer de mediana edad recién indemnizada, una pareja de casados que no se soportan... en fin, los típicos personajes en este tipo de películas.

Ellos llegan a bordo de un yate en el que se les atiende a cuerpo de rey, siempre y cuando se comprometan a comprar una propiedad. No tarda mucho en morir el primero de los clientes y el grupo se da cuenta que están siendo atacados por hormigas gigantes.

En su lucha por sobrevivir le prenden fuego al barco... cosa más estúpida, pues se quedan varados en la playa a merced de los bichos mutantes.

La única forma de sobrevivir es llegar a un río en medio de una zona pantanosa, para tomar una pequeña lancha y buscar algún poblado. Poco a poco el grupo se va reduciendo en cada ataque de las hormigas pero cuando al fin son rescatados por la policía local, descubrirán un horror aún más terrible. 

ASÍ LA VIMOS 
Tenemos una teoría sobre el por qué no caló mucho entre el público el sugénero del eco horror en los setentas

No es que el público no estuviera interesado en recibir un mensaje moralista sobre el abuso de los recursos naturales por parte de la humanidad.

Más bien fue por el poco interés (y presupuesto) que le pusieron a las películas, que el mensaje no terminó de llegar.

Empezando por la publicidad engañosa pues la historia no fue escrita por H.G. Wells, al menos no la que uno ve en la pantalla.

Si bien "El alimento de los dioses" contó con un bajo presupuesto, "El imperio de las hormigas" se hizo con mucho menos dinero.

Y eso se nota por el abuso de imágenes de stock de hormigas, magnificadas hasta la exageración para simular que son gigantes. Los actores son atacados por cabezas mecánicas de insectos y aunque hacen su mejor esfuerzo por hacer creíbles las secuencias, no terminan de convencer.

Además, los personajes toman decisiones cada vez más incoherentes en su afán de sobrevivir. Es cierto, no es una película para aspirar a un Oscar, pero al menos se deben esforzar por convencer al espectador.

La fotografía es pésima y a leguas se nota el mal uso del croma para superponer la imagen de las hormigas con la de los actores.

Aún con el giro sorpresivo al final de la película, no nos terminó de convencer.  



COSAS QUE APRENDIMO VIENDO "EL IMPERIO DE LAS HORMIGAS"

1 En mi vida vuelvo a caer en el truco de los vendedores que intentan que compre un "tiempo compartido".

2 Nos ataca una horda de hormigas mutantes en una playa. Es mejor quemar el barco y huir a pie adentrándonos en el bosque pantanoso.

3 En los setentas tenían un horrendo concepto de la moda.

4 En lo setentas, era bien visto acosar a las mujeres durante una excursión.

5. Debemos desconfiar de la policía... esperen.. eso ya lo hacemos.
 



¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: H.G. Wells's Empire of the ants
Dirección: Bert I. Gordon
Elenco: Joan Collins, Robert Lansing, John David Carson
Año:1977
Estudios: Orion Pictures/American International Pictures
País de origen: Estados Unidos
Duración: 1h29m
Relación de aspecto: 1:85
Visionado: DVD Standard 2D