22 DE AGOSTO - ESTRENO

"CONTAMINACIÓN: ALIEN INVADE LA TIERRA" (1980)

[RESEÑA] Gran parte de la diversión de ir a alquilar videos (VHS) era encontrar títulos oscuros como el que hoy nos ocupa.

En otras ocasiones les he comentado del afamado "Super Mario Bros Video" que quedaba allá por la 27 calle, frente al Muñecón, en la zona 5. Pese a ser un videoclub de barrio tenían un amplio catálogo, eso sí, la mayoría de títulos desconocidos.

Ir a alquilar videos se convirtió un rito sabatino que duraba horas. Sí, pasaba horas viendo estuche tras estuche con sus delirantes ilustraciones que, muchas veces, eran determinantes para rentar una película. 

Una de ellas fue sin duda "Contaminación: Alien invade la tierra" (Contamination ó Alien Contamination), del director italiano Luigi Cozzi.

Si el poster de la película les evoca la saga de "Alien", estrellita en la frente para ustedes. Y es que en aquellos años el cine italiano se dedicaba a copiar cualquier película que tuviera un éxito mediano en Hollywood y producía su propia versión. Pero entremos en materia.

• Otros mundos nos vigilan
La película abre con un buque que viaja a toda velocidad rumbo a un puerto neoyorquino. Nadie contesta en la radio porque al parecer está abandonado. El barco es remolcado y la policía deciden investigar. 

Varios agentes, precavidos que son, llevan trajes aislantes. Ellos encuentran unas cajas misteriosas con una especie de huevos verdes desperdigados en las bodegas. Ah, también el cuerpo de un marino totalmente desfigurado "como si hubiera explotado de adentro hacia afuera". Digo yo, ¿que no todas las explosiones son así?.

Pero los policías al parecer no son muy inteligentes pues confunden los huevos con mangos, aguacates y hasta con balones de fútbol ¡!. 

Ahora bien, si uno se topa con un cadáver con las tripas de fuera y rodeado de misteriosas esferas pulsantes, debería de correr con todas tus fuerzas para alejarse de ahí ¿no?  

¡Pues no! Uno de los agentes levanta una de las esferas y lógico, le explota en la cara, liberando una sustancia que provoca que reviente como melón maduro.. je je. 

Si son de estómago débil  no debería decirles que las secuencias de los cuerpos explotando se muestran en toda su gloria, en cámara lenta y en primer plano. Ah, ya les dije.

Jamás verán los aguacates de la misma manera
Aris (Marino Masé), es un teniente policíaco que sobrevive a ese primer encuentro y es puesto en cuarentena por la coronela (¿así se dice?) Holmes (Louise Marleau). 

Los confundidos científicos sacrifican a una pobre rata, de nuevo en cámara lenta y en primer plano, tratando de explicar lo que hacen los misteriosos huevos en un ser vivo.

Finalmente, la chica militar se convence de que Aris no representa peligro alguno y decide hacer equipo con él para resolver el misterio.

Hasta ahí, todo va bien pero la película empieza a decaer en ritmo y calidad cuando se explica el origen de los blanquillos, quiero decir, los verdillos. Hubiese funcionado mejor si no se explica todo el misterio.

Resulta que una expedición a Marte se ha topado con estos huevos en el planeta rojo, que por cierto sale blanco en la película, y de alguna manera llegan a nuestro planeta. 

Esto lo cuenta un astronauta retirado (el actor de culto Ian McCulloch) al que le dieron de baja por insistir en esa historia y por no saber explicar por qué su compañero no regresó de la misión marciana.

Los tres siguen la pista hasta Colombia, en donde descubren una plantación de café (¿pensaron que diría laboratorio de drogas?) , que sirve de fachada para un criadero de huevos marcianos.

Por fin se devela al villano de la historia: Hamilton, el astronauta perdido, quien saber ni como diablos hizo para regresar a la Tierra con una semilla que se ha transformado en una reina alien ponedora de huevos. ¿Su plan? Simple, conquistar al planeta a base de hacer explotar a los humanos. Sí... adivinaron, en cámara lenta y en primer plano.

Hasta aquí el filme termina con su poco encanto e interés, pues el director decide resolver la historia de la forma más simple posible: Nuestros héroes salvan el día y destruyen la plantación, no sin antes obsequiarnos con... así es, primeros planos en cámara lenta de cuerpos explotando a diestra y siniestra.

EN RESUMEN

• ¿Es entretenida? Sí, aunque el final es muy flojo y predecible.


• ¿Vale la pena buscarla en El Amate? No, porque no está. Pasé años buscándola hasta que la encontré en una colección de 50 filmes malos de ciencia ficción, en Amazon. También está en Youtube, pero en inglés.


• ¿Puedo vivir una vida completa sin verla? Es probable, pero se perderían innumerables planos en cámara lenta de cuerpos explotando a diestra y siniestra.

• ¿Quieren ver la versión sin censura? Está disponible en nuestra videoteca aquí.


¿Cómo no alquilar VHS en los ochentas con estas encantadoras portadas?

COSAS QUE APRENDÍ VIENDO "CONTAMINACIÓN: ALIEN INVADE LA TIERRA"

1) Nunca volveré a ver a los aguacates de la misma manera.

2) En Colombia todos hablan inglés, aún cuando no hay gringos cerca.


3) La policía de Colombia llega a la escena de un crimen sin que nadie los llame, usando el mismo uniforme que la policía de Nueva York. Ah, y caben como 20 agentes en un helicóptero de cuatro plazas.


4) El planeta rojo es blanco en realidad.


5) Los aguacates extraterrestres tienen poderes telepáticos.



Si no comentan, les dejaremos un huevito frente a su puerta... 
"CONTAMINACIÓN: ALIEN INVADE LA TIERRA" (1980) "CONTAMINACIÓN: ALIEN INVADE LA TIERRA" (1980) Reviewed by Administrador on 3:00 p.m. Rating: 5

No hay comentarios.