Breaking

"THE CLOVERFIELD PARADOX" (2018) La paradoja es que sí nos gustó

Científicos en una estación espacial buscan una fuente de energía sustentable para evitar una guerra global pero provocan una fisura entre realidades alternas.


¡Que alboroto se armó la noche del domingo pasado después del Super Bowl! La plataforma de VOD Netflix sigue en un abierto pulso contra las cadenas de cine para ganar la primicia en estrenos. 

Y el domingo se anotó un interesante punto al lanzar sin previo aviso la tercera entrega de la saga "Cloverfield" que JJ Abrams creó hace diez años. Las pelis anteriores se ha vuelto de culto entre los aficionados a la ciencia ficción por sus propuestas novedosas.

Así que cuando se empezó a rumorar que una tercera entrega ya estaba en producción, la expectativa se hizo grande. Como siempre, la productora mantuvo en secreto lo más posible detalles de la trama y fechas de estreno, hasta que finalmente se dejó al alcance del público.

Para quienes desconocen de qué va "Cloverfield", les diremos que se trata de una serie de pelis en las que misteriosos monstruos invaden y destruyen las grandes ciudades.

En la primera parte estrenada en 2008 se usó el subgénero del found footage para contar la historia desde el punto de vista de unos neoyorquinos parranderos. 

La segunda entrega, "10 Cloverfield Lane" (2010), era un relato sobre una chica que despierta en un refugio en la que está en contra de su voluntad enmedio de una aparente invasión extraterrestre, y su lucha por liberarse de su captor.

Esta tercera película prometía atar cabos entre ambas historias y dar una explicación satisfactoria al por qué de la sorpresiva aparición de criaturas monstruosas en nuestro planeta. ¿Lo logró? Bueno... juzguen ustedes.

DE LA TRAMA 
Estamos a bordo de una estación espacial en la que un equipo internacional de científicos trabajan a marchas forzadas para poner en funcionamiento un acelerador de partículas.

¿El motivo? Encontrar una fuente de energía sustentable, anticontaminante y barata, para paliar la crisis energética que tiene al planeta al borde de una nueva guerra mundial.

La presión es grande, máxime que los primeros intentos por echar a andar el acelerador han terminado en fracaso.

El equipo es variopinto. Entre ellos destaca la científica Hamilton (Mbatha-Raw) quien ha dejado a su esposo en la Tierra para integrarse a la misión en el peor momento posible: su matrimonio está al borde del fracaso por una tragedia personal.

Está Schmidt (Brühl) el comandante alemán, así como elementos de Rusia, China, Brasil y otros países. Cada uno de ellos con su historia, que iremos conociendo de a poquito. 

Cuando finalmente logran hacer funcionar el acelerador de partículas ocurre una sobrecarga de energía que los deja a todos aturdidos y con algunos daños en la estructura de la estación espacial.

Mientras el equipo intenta saber qué sucedió, empiezan a ocurrir extraños sucesos en la nave y entre la tripulación. Y no les contamos más para no arruinarles la experiencia cinematográfica.       
       
ASÍ LA VIMOS 
"The Cloverfield Paradox" es una película de ciencia ficción que se maneja por el suspenso y el horror, mientras se apoya en conceptos como universos alternos, paranoia y claustrofobia.

Sin embargo no ha sido bien recibida por la crítica, echándole en cara que si bien encadena (muy a la fuerza) los sucesos de las anteriores películas, se trata de la historia más floja de la saga.

Pero en nuestro caso, nos pareció una sólida historia de ciencia ficción, de esas que dejan de lado la espectacularidad, que sí la tiene, para enfocarse en desarrollar una trama que nos mantiene al borde de nuestro asiento. 

Lo que podríamos reprocharle a los productores es ese intento de forzar su inclusión en el universo de Cloverfield. Si se ve como una película ajena a ese entorno, la apreciación mejora sustancialmente  y se le encuentran otras virtudes.

Es cierto que el guión bebe profusamente de otras producciones como "Alien el octavo pasajero" u "Horizontes lejanos" pero también hace su tarea al provocar en el espectador oleadas de adrenalina.

El final es bastante predecible y se anticipa desde media película pero no por eso disminuye el disfrute de la película. Total, la experiencia es el camino y no el destino final como dicen por ahí.

El elenco es bastante sólido y sin ser super estrellas, son rostros conocidos que ofrecen una actuación bastante convincente. Los diálogos van desde lo cliché en este tipo de películas hasta lineas bastante ingeniosas que nos sacan más de una risa.
 
EN RESUMEN
• ¿Vale la pena verla? Pues sin duda es la película de la se estará hablando por algunas semanas.  Si son fans de la saga "Cloverfield" deben darle al menos, un vistazo.

¿Cual su conexión con el resto de las entregas? Si les contamos arruinamos la sorpresa, que no es muy sorprendente de todas maneras.

• ¿Es necesario ver las dos primeras películas de la saga? No necesariamente. Dejand de lado las referencias forzadas a ellas, esta película funciona muy bien como una película independiente de suspenso y ciencia ficción.

• ¿Habrán más películas del universo "Cloverfield"? Pues como pasa con todos los proyectos de la saga, se mantiene un secretismo bastante fuerte y es poco lo que sabe. Se rumora que se trabaja en una cuarta entrega titulado provisionalmente "Cloverfield: Overlod". En algún lugar leímos que estaría ambientada en la II Guerra Mundial, nazis incluidos, pero sinceramente, no sabemos.

 


¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:
Nombre original: "The Cloverfield Paradox"
Dirección: Julius Onah
Elenco: Gugu Mbatah-Raw, Daniel Brühl, David Oyelowo, Zhang Ziyi
Año: 2018
Estudios: Netflix/Bad Robot/Paramount Pictures
País de origen: Estados Unidos
Duración: 1h42m
Relación de aspecto: 2:39
Visionado: Plataforma Netflix