Breaking

"PIRAÑA" (1978) Y ustedes que le tenían miedo al tiburón de Spielberg

[RESEÑA] Un cardumen de pirañas agresivas son liberadas por accidente en un río que atraviesa un campamento juvenil y un parque acuático

En algún momento hemos mencionado al buen Roger Corman, miembro del Salón de la Fama del Cine Delirante gracias a cientos de películas (no es exageración) de pelis tipo B que nos han hecho las delicias infinidad de tardes lluviosas y noches de insomnio.

También les hemos contado que este reputado productor le ha dado su gran oportunidad a quienes hoy son reconocidos cineastas, guionistas y actores. Pues bien, él fue el responsable de darle a Joe Dante su primer trabajo como director: el filme de explotación "Piraña".

Se trata de una peli de bajo presupuesto "inspirada" en el éxito que años antes había tenido "Tiburón" de Steven Spielberg. Sólo que en este caso, se trata de pirañas asesinas criadas por el ejército las que infestan las aguas no de una playa, sino de un río y lugares aledaños.... digo, por aquello de aparentar parecer originales.

Con un presupuesto de apenas 650 mil dólares  y filmada en más o menos 10 días, Dante demostró tener madera para los blockbusters al entregar un producto que sin dejar de ser chusco, entretiene por más de hora y media.   

DE LA TRAMA
La historia es bastante sencilla y poco original pero eficaz en su cometido de mantener la atención del espectador

Un par de excursionistas buscan donde pasar la noche en una montaña, así que se escabullen en una instalación militar abandonada.

Allí encuentran una especie de piscina y la chica, cachonda como toda buena excursionista en película setentera, se encuera para "darse un baño y relajarse" ante de dormir.
   
Su compañero, recatado y maduro como son todos los hombres, le dice que es mala idea y que probablemente se trata de una planta de aguas residuales y podrían pescar una enfermedad.

La chica no le hace caso y lo tira al tanque y después se lanza ella en cueros. Para su mala suerte son devorados por algo.. em.. a quien engañamos... por las pirañas (y no es spoiler que conste).

Al desaparecer los chicos, entra en escena Maggie McKeown (Heather Menzies), una investigadora algo torpe pero con muchos recursos, contratada para hallarlos. En compañía de Paul (Bradford Dillman) un vecino local recién divorciado y con mucha tirria por las mujeres, llega hasta la instalación militar.

Entran y descubren las pertenencias de los excursionistas. Temiendo que estén ahogados en el fondo del tanque, deciden vaciarlo. Grave error. En la instalación militar vive... o trabaja, no se explica bien... el Dr. Robert Hoak (Kevin McCarthy) quien les explica que han liberado en el río a pirañas experimentales.

Los militares entran en escena con la idea de silenciar a Maggie y a Paul pero estos escapan pues el curso del río llevará a las pirañas a un campamento de verano al que asiste la hija de Paul.

Nuestros héroes corren contra el tiempo pues deben detener la infestación y evitar que los peces lleguen hasta el mar, pues estos tienen la capacidad de adaptarse tanto al agua dulce como a la salada.   

ASÍ LA VIMOS 
Aunque el buen Corman proclamó en su momento que su guión ya estaba escrito mucho antes que el de Spielberg y su tiburón, la verdad es que las semejanzas son demasiadas.

Más allá de la diferencia de presupuestos y animales depredadores, el filme dirigido por Dante gana por su factor de entretención sin pretensiones.

La trama es interesante, sin embargo deja un enorme cabo suelto. Cuando nuestros héroes llegan al laboratorio militar abandonado y liberan a las pirañas, aparece una curiosa criatura anfibia (animada pobremente con la técnica stop motion) de la que no se explica su procedencia. Tampoco aparece en el resto del filme. ¡Tiene que verlo para creerlo!.

También las decisiones que toman nuestros héroes no son las más prácticas y funcionales que digamos. Pero seamos honestos, uno no ve este tipo de películas para encontrar un guión digno de un Oscar. Vamos, ni siquiera se espera un poco de coherencia.

Uno las ve para ver furiosos ataques de pirañas. No se hagan... en el fondo saben que es por eso es que vemos este tipo de películas.

Y en ese apartado la película nos recompensa con creces. Si lo dudan, vea la imagen que tenemos a continuación en la que un pobre pescador no sobrevivió al ataque de estos peces mutantes.

  
EN RESUMEN
• ¿Es mejor que "Tiburón"? No, pero sí lo suficientemente entretenida como para tener una secuela "Piraña 2: Vampiros del mar", dirigida por un tal James Cameron... Pero de esa peli hablaremos otro día

• ¿Realmente puede una piraña comerse a las personas y dejar solo los huesos? Pues... no sé. Pero esta película y una que vi de Tarzán en blanco y negro en la que tambn salían pirañas, me llevan a creer que sí.

• ¿Hay desnudos? Contestaré con otra pregunta... ¿Cuando han visto una película de explotación que no los tenga? Je je.. Al menos, la excursionista del principio, que está de buen ver, es generosa a la hora de enseñar sus atributos.




¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.


Ficha técnica:

Nombre original:Piranha
Dirección: Joe Dante
Elenco: Bradford Dillman, Kevin McCarthy, Heather Menzie
Año:1978
Estudios: United Artist
País de origen: Estados Unidos
Duración: 1h34m
Relación de aspecto: 1:85
Visionado: DVD Standard 2D