Breaking

"GRAVEYARD SHIFT" (1990) Pobre adaptación de la obra de Stephen King

[RESEÑA] Obreros que deben trabajar durante un asueto recibirán algo más que una paga extra.


La obra del maestro del terror contemporáneo Stephen King es vasta. Como vasta es también la cantidad de películas inspiradas directa o indirectamente en sus libros.

Entre las más destacadas figuran sin duda "Carrie", con Sissy Spacek; "It", que nos provocó pavor para con los payasos, o "El resplandor", con la genial actuación de Jack Nicholson.

Pero algunas otras adaptaciones no han sido tan afortunadas. "Graveyard Shift", conocida como "Al filo del abismo", "La fosa común" o "Tumbas malditas", es un ejemplo de ello.
 
LA TRAMA 
Una fábrica de textiles tiene un serio problema. Sufre una infestación de ratas que de no controlarse de inmediato, supondrá el cierre de la misma.

A ver si les sigue gustando Mickey Mouse.
La fábrica es dirigida por Warwick, un tipo que jamás va a ganar el premio de jefe del año pues humilla a sus trabajadores y los vive amenazando con el despido, a sabiendas de que en el empobrecido pueblo donde se sitúa la historia, es la única fuente de empleo estable.

Al lugar llega John Hall, pidiendo trabajo. No muy convencido Warwick le da el turno nocturno, después de que este quedara vacante cuando decenas de ratas se comen vivo al infeliz operario. 

En este momento, la historia se enfoca en las tensas relaciones entre los empleados, un subtrama mal desarrollada sobre el acoso de Warwick con algunas trabajadoras y problemas que este tiene con el departamento de salud y trabajo gringo.

Por cierto, una sorpresa agradable es ver al gran Brad Douriff (la saga de Chucky, El Señor de los Anillos: Las dos Torres) como un perturbado exterminador de plagas. Lástima que no supieron sacarle provecho a su talento.

Pero retomando la historia, Warwick ensambla un equipo de trabajadores para bajar a limpiar el sotano y eliminar el foco de infestación de ratas, aprovechando el puente de un día de asueto local.

Lo que no saben es que ahí vive una criatura gigantesca, mitad rata, mitad murciélago, que es la responsable de la desaparición de varios trabajadores.

Una vez bajan al sotano, empieza una lucha por la sobrevivencia para los obreros, que se las deben ingeniar para eliminar a la criatura.

El final es bastante cliché y poco satisfactorio pues desde el inicio adivinamos quién será el único sobreviviente y como en toda película de horror noventera que se respete, Warwick tendrá la muerte más horrorosa.   

 
ASÍ LA VIMOS 
"Graveyard Shift" es un cuento corto cuyo argumento no da para crear un largometraje decente. Quizás por ello, el guión se separa de la trama original y se queda solo en una historia insípida del hombre contra la naturaleza.

También debió contar con un presupuesto limitado pues en el cuento, King detalla una variedad de ratas evolucionadas o mutadas con habilidades únicas que no aparecen en la película, así como su reina, una enorme rata albina sin ojos ni pies, dedicada unicamente a procrear más ratas

En cambio, nos debemos conformar con decenas de ratas comunes y la criatura mutada apenas se ve entre las sombras, mostrando en ocasiones apenas unas garras o colmillos. 

No se le perdona tampoco que los productores hayan cambiado el final sombrío y abierto de King, por un final más optimista y feliz.


EN RESUMEN
¿Vale la pena verla? ¡Hey! Es Stephen King señores.

Además, hay peores adaptaciones. Si no, veamos "El hombre de la podadora".

Afortunadamente solo dura 1 hora y 28 minutos.