Breaking

septiembre 19, 2011

"LOS INDESTRUCTIBLES" (2010)


RESEÑA ◊
O el dream team que no funcionó



Un proyecto en el que aparecen juntos Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis, Jason Statham, Jet Li, Dolph Lundgren y otras yerbas repletas de testosterona haría salivar a cualquier aficionado al CINE DELIRANTE.

Es como si un día me llamara Jessica Alba para invitarme a jugar a las manitas calientes. O que nuestra distinguida selección nacional clasificara a un Mundial. ¿Cierto?... Pues no!!.

Lo que nunca supo Stallone es lo que la historia le enseñó a cierto entrenador del Real Madrid: cuando se juntan muchas estrellas en un sólo equipo el resultado es mucho ruido y pocas nueces. O en este caso, mucho ego y poca emoción.

“Los indestructibles” se vendió como un viaje nostálgico a las cintas de acción de los ochenta pero algo falló en el proceso, empezando por el guión. Se supone que es un grupo de mercenarios contratado por una agencia incógnita del gobierno (como si nadie supiera que se trata de la CÍA) para derrocar a un dictador latinoamericano.

Musculosos y todo, pero este equipo actuó como Dionisio Gutiérrez a la primera señal de peligro: se arrugan y deciden no tomar el trabajo pese a la generosa paga. Pero como Stallone se enamora de una guía insurgente que resulta ser la hija del dictador en cuestión, decide regresar y terminar el trabajo de gratis (?).

Por lo visto estos soldados no aprobaron Lógica de la Cooperación Social en la Marroquín, pues como empresarios se mueren de hambre. Quizá por eso a uno le pone el cuerno su novia y otro anda pidiendo aumento a cada rato.

Para complicar las cosas, uno de los miembros de este equipo ¿élite? (a estas alturas de la lica ya lo estoy dudando) decide traicionarlos. Pero como buenos american patriots (no pues) lo perdonan luego de que intenta asesinar a dos de ellos.

Por otro lado, tenemos el problema del elenco: una lluvia de estrellas que no es tal. El “Governator” y Willis sólo aparecen unos minutos. Y me van a perdonar pero Randy Couture tiene en su palmarés apenas a “El rey escorpión 2” como lica conocida (y no era el protagonista precisamente).

Igual podemos decir de Terry Crews, ex atleta que apareció en una malísima comedia con Adam Sandler. Mario Almada tiene más filmografía que ellos en el cine de acción.
Marito, ¿Dónde estás cuando se te necesita?

En conclusión

Pero dejemos la crítica emo y respondamos las preguntas importantes:

- ¿Tiene acción trepidante y tantos muertos como narcomatanza en Zacapa? Sí, pero la mayoría de escenas están hechas por computadora (los años pesan sin duda y Stallone y cía., ya no tienen la agilidad de antes supongo).

- ¿Hay explosiones que nos dejan sordos? Un poco exageradas pero también hay.


 - ¿El clásico speech (discurso pues) patriótico o redentor que hace que nuestros héroes decidan terminar el trabajo? Claro, en boca de Mickey Rourke ebrio o drogado.. no sé.. no muy se le entiende..

 - ¿Hay mujeres en pelota? Mm no, de hecho creo que lo soldados pasan mucho tiempo juntos. Nadie se refaccionó a la hija del dictador. En fin... en estos tiempos nadie los juzga, por algo sigue vigente el código “Ver y callar” en el army gringo.

¿Valdría la pena ver una secuela de “Los indestructibles”? Un rotundo SÍ!!! Primero porque Sly quedó en deuda en esta primera entrega. Y luego porque si van a incluir a verdaderos “tipos duros” de los ochentas, tienen que invitar a Van Damme, Steven Seagal, Mario Almada, Chuck Norris y ¿porqué no? a Lola la Trailera.


COSAS QUE APRENDÍ EN “LOS INDESTRUCTIBLES”

1 Dolph Lundgren no pudo pagar la cirugía plástica y recuperar su rostro luego de la paliza que le dio Stallone en "Rocky IV".

2 Jessica Alba no aparece en la película.

3 El “Governator” quiere ser presidente.

4 En el ficticio país latino, todos hablan español pero leen en portugués (fíjense en los rótulos).

5 Creo que los fulanos son gays porque ninguno se refacciona a la traidita.

6  Stallone se depila las cejas (eso explica el punto cinco).
septiembre 06, 2011

"X MEN: PRIMERA GENERACIÓN" (2011)

[RESEÑA] Como ser mutante y no morir en el intento

Debo ser sincero. No he sido fan de los cómics (chistes se decía en mis años mozos) de los “Hombres X” ni nunca he leído uno completo. 

Mi humilde conocimiento de ellos se basa en las películas. Las primeras dos muy buenas, una tercera regular y una cuarta (la que narra la historia de Wolverine) insufrible y agónicamente mala.

Así que la presente crítica está elaborada desde el punto de vista de un cinéfilo común y silvestre. Si no la han visto, es mejor que nos visiten después de verla pues no quiero arruinarles las sorpresas.

La lica abre con la historia de Érick, que como todos saben, si leyeron los chistes o vieron las otras cintas, es judío y está en un campo de concentración. Ahí se topa con un alemán más malo que un ataque de amebas y más pesado que una suegra shute.

Este es un doctor que ha visto el poder que el joven tiene sobre los metales y lo quiere utilizar para sus fines. Pero como todo puberto, al Érick le vale la autoridad.

El alemán le dice que  o mueve una moneda con la mente o se truena a su madre (la del Érick por supuesto). Lamentablemente, al futuro Magneto lo acaba la presión y no puede mover la ficha ni tampoco salvar a la ñora.

Ya encabronado, empieza a destruir todo el metal que encuentra a su paso proyectando su ira. Hasta un par de soldados se van shucos cuando les hace el pase de la olla de presión con los cascos.

Mientras al Magneto se lo lleva la tristeza en el campo de concentración, el profe Charles Xavier vive a todo lujo en una mansión pero aún no sueña en ser superhéroe porque está chavito. 

Una noche se encuentra a una patoja azul y encuerada, en la cocina de su casa. Supongo que sufría de déficit de atención parental, porque decide adoptarla como su hermana y sus papás ni en cuenta.

El caso es que pasa el tiempo y Érick ahora se dedica a cazar nazis, en busca de Sebastian Shaw (ahora sí le se el nombre al maloso), que fue quien mató a su mamá. Esta joyita se dedica a traficar armas y ser afila navajas entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Como buen villano se hace acompañar de la mascota de los rojos (digo yo) y por Emma Frost, una rubia bien pobre que no tiene para usar mucha ropa.

El caso es que a este fulano lo busca también la CIA. Al ver que no se trata del típico terrorista le piden ayuda al profe Xavier (que ahora sí ya es profe).

Charles y Érick unen fuerzas y reclutan a varios patojos con habilidades mutantes para darle la caída al Sebastian.

Pero este, más zorro que todos los demás, va un paso adelante y provoca la famosa crisis de misiles de Cuba (¿les dije que la lica está ambientada en los sesenta?).

De ahí se sobreviene las interminables secuencias de acción y los discursos panfletarios entre buenos y malos para darle sabor a la lica. Cuando todo termina y al Sebastian le dan para sus chicles, los humanos ingratos deciden atacar a los mutantes pues temen que sean un peligro para la civilización.

Ahí es cuando Érick decide ponerse la máscara (o mejor dicho el casco) de Magneto y declararse como el nuevo enemigo de la humanidad.  La chica de azul (Mistyque) se va con él, así como algunos de los patojos, mientras Xavier se queda con otro tanto para preparar la secuela (uff).

 
¡Oh por Dios! ¡Soy media hermana de la Pitufina! 
¿Y entonces?

La película está bien estructurada y tiene un ritmo que no da cabida al aburrimiento. La historia tiene algunas inconsistencias que contradicen hechos de las películas anteriores, como el origen de Mistyque o en qué momento quedó Charles Xavier paralítico(lo de su calvicie sigue siendo un misterio), pero eso es para los puristas del cómic.

¿Recomendable? Sí.

¿Entretenida? Desde luego.

¿Iremos a ver la secuela? Claro que sí!!!.


COSAS QUE APRENDÍ VIENDO “X MEN: Primera generación”

1. Una bacinica de peltre impide que te lean los pensamientos

2. El bailarín de “Footloose” se hizo malo y ahora trafica armas

3. Emma Frost te puede dejar frío… o todo lo contrario

4. Si ser mutante es difícil, ser mutante y negro es perjudicial para la salud

5. La mascota del Municipal CSD tiene mal genio

6. ¿Ya les dije de la Emma Frost?