Breaking

"ORCA: LA BALLENA ASESINA" (1977) ¡Vendetta cetácea!

[RESEÑA] Un pescador irlandés se deberá enfrentar a una orca macho sediento de venganza por la muerte de su compañera ballena.


Cuando una película original tiene un éxito inusual en taquilla, no pasa mucho tiempo sin que empiecen a aparecer copias, reimaginaciones y hasta descaradas secuelas no autorizadas.
 
Cuando "Tiburón" irrumpió en las pantallas en 1975, decenas de películas con la temática de criaturas marinas asesinas aparecieron alrededor del globo. Pero una de ellas, guarda un lugar especial de nuestros corazones.
 
Hablamos de "Orca" producida por el italiano Dino De Laurentiis con un reparto de primer nivel y música increíble, obra nada menos que de Ennio Morricone.
 
Pero De Laurentiis fue más allá y no que conformó con una simple copia de "Tiburón". "Orca" es un drama interesante aunque bizarro (¿no es así todo el cine italiano de aquella época?) sobre venganza y redención.
 
Eso suena muy bien pero quien busca venganza es una Orca macho, que por momentos se muestra más inteligente que sus rivales humanos, al punto de llevar una fina película por los derroteros de lo fantástico y lo absurdo.
 
DE LA TRAMA 
Nolan (Richard Harris) es un rudo lobo de mar, experimentado cazador de tiburones. Después de una fallida persecusión en la que se cruza con la investigadora marina Rachel (Charlotte Rampling), hace amistad con ella para aprender un poco más sobre la vida marina.

Ella se dedica al estudio de las orcas que visitan a menudo las costas de Terranova, donde se desarrolla la película.

Nolan se interesa tanto por este tipo de ballenas que decide atrapar una orca viva para venderla a algun parque acuático.

Pero todo sale mal en su intento. Por darle caza al macho, arponea a la hembra, la que herida intenta suicidarse abalanzándose a las helices del barco.
 
Mientras tanto el macho nada furioso alrededor del barco. Nolan se asusta cuando la ballena hembra sufre un aborto a bordo de su barco y expulsa el feto del ballenato que esperaba. ¡Ha sido la escena más traumatizante que hemos visto en lo que va de nuestra maratón de "Cuando los animales atacan!".
 
Todo esto ocurre ante los ojos del macho quien fija en su mente la imagen de Nolan. Cuando este decide botar la ballena moribunda de regreso al mar, el macho salta de improviso y atrapa a uno de los marineros y se lo lleva al fondo del mar.
 
Asustada, la tripulación vuelve al puerto, pero la Orca macho arrastra el cadáver de su compañera y lo va a depositar a la playa, como una especie de advertencia y desafío para Nolan y su tripulación.
 
Este pierde todo su coraje pero cuando la Orca macho provoca una explosión en la refinería de combustible para los barcos y mutila a una chica de su tripulación, a Nolan no le queda más remedio que enfrentar a su enemigo en mar abierto.

ASÍ LA VIMOS 
Esta es una película que tiene un lugar muy especial en nuestro corazón.

La vimos decenas de veces durante nuestra niñez, cuando los domingos por la mañana solían presentar programas dobles en los cines de barrio

Casi siempre la programaban junto a King Kong, quizás porque el productor era el mismo, Dino De Laurentiis. Aún recordamos esa época en la que las pantallas de los cines aún tenían enormes cortinajes que se corrían al inicio de la película.


Eran otros tiempos cuando era seguro para un niño de 7 u 8 años ir sólo al cine. Regularmente esos programas dobles costaban 25 centavos, en el desaparecido cine Olimpia. Pero ya nos fuimos por las ramas...

La película es un poco bizarra en el sentido que no suena muy lógico que un animal desarrolle un instinto de venganza contra un ser humano. Esta premisa fue exagerada al rídiculo posteriormente en "Tiburón 4: La Venganza", la que reseñaremos otro día.
 
La actuación de Richard Harris y de Charlotte Rampling es de las mejores partes de la película. Harris logra transmitirnos el dolor, la culpa y finalmente la resignación que siente su personaje al dejar a la ballena macho sin su familia.
 
Rampling encarna a una científica fría pero con una fuerte simpatía por la protección de la fauna marina. Por ahí sale también la siempre guapa Bo Derek, objeto del deseo de los adolescentes setenteros, en una de sus primeras apariciones el cine.
 
¿Les había contado que según Rachel, las orcas son monógamas y que es el único animal aparte del ser humano que puede sentir la necesidad de la venganza? Uno puede aprender mucho sobre zoología viendo estas películas.
 
La música es interesante y aunque por momentos trata de emular el leitmotiv de "Tiburón", logra tener personalidad propia. La fotografía, sobre todo en las secuencias filmadas cerca del ártico son impresionantes.    
  

EN RESUMEN
• ¿Vale la pena verla? Hay que darle el beneficio de la duda. Aunque trata de emular la historia de Moby Dick aunque a la inversa, no deja de ser una historia extraña pero muy entretenida.

• ¿Se puede ver en familia? En su momento fue clasificada para todo público en los cines y las pocas veces que la transmitieron por la televisión local lo hicieron sin censura. Así que sí, se puede ver en familia. Quizás los más pequeños se impresionen con la escena del aborto de la Orca hembra y hagan preguntas.
 
 


¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.

Ficha técnica:
Nombre original: Orca
Dirección: Michael Anderson
Elenco: Richard Harris, Charlotte Rampling, Sill Sampson, Bo Derek
Año: 1977
Estudios: Dino De Laurentiis Company
País de origen: Estados Unidos/Italia
Duración: 1h32m
Relación de aspecto: 2:35
Visionado: DVD Standard 2D