Breaking

julio 31, 2017

"EL PLANETA DE LOS SIMIOS: CONFRONTACIÓN" (2014) ¡Es una casa de locos!

[RESEÑA] En un mundo diezmado por la gripe simia, los humanos sobrevivientes luchan contra los monos por su supervivencia.


Después del buen sabor de boca que nos dejó "El planeta de los simios (r)evolución" (Rise of the planet of the apes) era más que obvio que Fox vio la oportunidad de seguir explotando la saga.

Algo comprensible y hasta deseable, pero... luego de malas experiencias con otras sagas, la presión por entregar un producto si no mejor, por lo menos que estuviera a la altura de su predecesora, era grande.  

Y el estudio le pegó al jackpot con la incorporación de Matt Reeves como el director de "El planeta de los simios: Confrontación" (Dawn of the planet of the apes). Si bien en ese momento no tenía mucha filmografía, sí era importante pues incluía títulos como "Déjame entrar" (2010) y "Cloverfield" (2008).

A falta de James Franco en su elenco humano, Reeves incorporó a los experimentados Jason Clarke, Keri Russell y Gary Oldman. Andy Serkis repitió como actor de motion capture para darle vida a César.

Y el resultado fue muy bueno pues nos entregó una sólida continuación, pese a que el argumento es bastante básico.  

DE LA TRAMA
Han pasado diez años desde que la gripe simia se expandió por todo el mundo y la humanidad está diezmada. César y el resto de los monos... em.. simios más bien... viven en los bosques que rodean a la ciudad de San Francisco.

Ellos han desarrollado su propio sistema social y tienen un esquema muy organizado de subsistencia, lo que queda demostrado en sus métodos de cacería. Han aprendido a hablar y después de sus desafortunados encuentros con los humanos han decidido evitar contacto con los quedan.

Un día, un grupo de exploradores liderados por Malcom (Clarke) se topa con una avanzada de monos.

Uno de los humanos, en su nerviosismo le dispara a uno de ellos y lo hiere. Los simios se tornan agresivos pero llega César e intenta calmar las cosas. Decide no agredir a los humanos a cambio de que estos se vayan del bosque.

Pero Malcom y sus amigos necesitan llegar hasta las ruinas de una presa con la idea de repararla y generar energía eléctrica para un asentamiento humano cercano.

Koba, uno de los chimpancés, intenta convencer a César de que permitirlo es una mala idea, pues la energía empoderaría a los humanos, quienes podrían intentar hacerles daño. El hijo mayor de César también es de la misma opinión que Koba.

Mientras en la ciudad humana, su lider Dreyfuss (Oldman) intenta calmar los temores de los sobrevivientes cuando se corre la noticia de que el grupo de exploradores ha tenido un encuentro desafortunado con los simios. Una parte de la población es de la opinión de encontrar armas e intentar eliminarlos. Lo malo es que Koba se ha metido furtivamente a la ciudad y escucha los agresivos planes de los humanos.

César debe enfrentarse entonces al dilema de permitirle a los humanos reparar la presa con tal de que se vayan y los dejen en paz, y también con el descontento de Koba y otros monos que exigen la eliminación de los humanos.

El desenlace es inesperado y emocionante y sin duda, deja la mesa servida para la conclusión de esta nueva trilogía.
 
ASÍ LA VIMOS 
Como ya dijimos con anterioridad, el listón quedó muy alto con el reinicio de la saga y esta nueva entrega no decepciona.  Nos impresiona el detalle que se puso al desarrollo de los personajes simiescos y su animación computarizada para hacerlos creíbles. Lejos quedaron ya los maquillajes y pelucas de Cornelio y Zira de los sesentas.


Si bien el desarrollo de la trama es bastante lento (el filme dura 2 horas 10 minutos), el ritmo no decae y la tensión va in crescendo para prepararnos para un tercer acto lleno de acción y dramatismo.

La historia está escrita de tal manera que los humanos quedan relegados a un segundo plano. El verdadero eje de la historia descansa en los dilemas a los que se enfrenta César a la hora de liderar más que gobernar a los de su especie. Como dice con amargura en algún momento de la película "Yo siempre pensé que los simios eran superiores a los humanos, pero somos iguales".

Y es que los antagonistas de la historia no son los humanos. Ni tampoco los simios. Quizás sea esa tendencia de desconfiar de los demás, sobre todo de los que son diferentes a nosotros o de los que tienen otra forma de pensar. ¡Un mensaje bastante actual!

Si bien la trama tiene aires de drama shakespeareano, lo que más llama la atención es el detalle puesto en las escenas en las que los monos hablan entre sí. No quiero saber el dolor de cabeza que tuvo el director y la producción a la hora de decidir cómo mostrar el día a día en la sociedad simiesca de una forma creíble. 

Nuevamente Andy Serkis se lleva las palmas... en serio.. ¿por qué no le han dado a este hombre un Oscar? No lo comprendemos.

La banda sonora de Michael Giacchino incluye ecos de la música original  sesentera, un bonito detalle que nos sugiere la conexión de este filme con el universo simio ya establecido.  
   
EN RESUMEN
¿Vale la pena verla? Sin darle tantas vueltas, sí. Pese a que es una continuación, el filme tiene suficientes elementos que la hacen original, abordando temáticas como la igualdad, la tolerancia y la falta de comunicación como factor de tensión social

Eso sí, sin caer en un manifiesto panfletario que demeritaría el disfrute de la película por lo que es: una fábula de ciencia ficción apocalíptica.

¿Hay referencias a "El planeta de los simios" original? No directamente pero sí incluye una divertida referencia a Donkey Kong. Los retamos a encontrarla.





¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.
julio 30, 2017

"EL PLANETA DE LOS SIMIOS (R)EVOLUCIÓN" (2011) Estupendo reinicio de la saga

[RESEÑA] César, un chimpancé mejorado genéticamente busca su lugar en un mundo en el que la humanidad es diezmada por un virus.


En una época en la que pareciera que las ideas originales se le han acabado a Hollywood, hemos visto incontables remakes, reboots, reimaginaciones, spin offs y demás yerbas de grandes clásicos que en su momento, han definido la historia del cine.

Era sólo cuestión de tiempo para que la industria pusiera sus ojos en una de las sagas más celebradas y aclamadas de la ciencia ficción: "El planeta de los simios".  

Cuando se hizo el anuncio en su momento de las intenciones de "reimaginar" el universo de los monos, hemos de reconocer que tuvimos nuestras dudas.

Ya el maestro Tim Burton había tenido un traspié con su versión en 2001 protagonizada por Mark Whalberg, la que no dejó un buen sabor de boca ni en la crítica ni entre el público. 

Pero para fortuna nuestra, "El planeta de los simios (r)evolución" (Rise of the planet of the apes) es una genial puesta en escena, demostrando que los estudios Fox le tienen un gran respeto a una de sus posesiones más preciadas.  

DE LA TRAMA
El doctor Will Rodman (James Franco) esobsesionado con la búsqueda de un medicamento que logre la cura del Alzheimer. Sus motivos, además de profesionales son personales pues su propio padre Charles (John Lightgow) está en la etapa terminal.

Rodman ha desarrollado un suero que se ve prometedor cuando se le aplica a simios, pero la gente de los laboratorios Gen Sys no están tan convencidos.

El día de la presentación a la junta directiva de los laboratorios, Rodman sufre un revés: una de las chimpancés que ha tenido más progreso, sufre un ataque de histeria y se escapa, atacando a quien se interpone a su paso. La seguridad del laboratorio la mata a balazos.

Rodman y su equipo recibe la orden de eliminar a todos los monos del experimento, pero se queda con un pequeño chimpancé recién nacido al que decide llamar César.

Poco tiempo después, Will se da cuenta que César tiene una inteligencia superior, ya que ha heredado los efectos del suero, de su madre, la chimpancé que tuvo el ataque de histeria. Animado por el resultado, el doctor se anima a probar el medicamento en su propio padre, y logra recuperarle la lucidez.

Esto le permite al doctor retomar sus investigaciones y decide crear una cepa de suero más agresiva, pero sin saber que resultará nociva para los humanos, desarrollando lo que se conoce como "la gripe simia".

Cuando Charles tiene una recaída, que involucra a César atacando a los vecinos, Will es forzado a entregar al simio a las autoridades y es alojado en un centro para mascotas. Ahí César sufre abuso de los cuidadores y del resto de monos, y gracias a su inteligencia urde un plan para sobrevivir y defender a sus congéneres del abuso de los humanos. 
 
ASÍ LA VIMOS 
Ya lo dice el dicho: "No hay que remendar lo que está roto", así que el reto de llevar de nueva cuenta a la pantalla una producción casi perfecta como la película original, era una empresa arriesgada

El resultado es más que satisfactorio pues nos parece que es una de las entradas más sólidas del género de la ciencia ficción en los últimos años.

Desde luego, la tecnología ha avanzado lo impensable en los últimos cincuenta años y lejos de mostrar a actores con maquillajes simiescos, el filme nos presenta monos generados por computadora pero de un realismo tal que las animaciones pueden expresar emociones intensas.

Es de quitarse el sombrero ante la interpretación de Andy Serkis, quien ha dominado la técnica de la "captura en movimiento" con la que se roba el show en el papel de César, siendo la actuación más convincente de la película. (Es una injusticia que no haya sido nominado todavía a un Oscar).

En la película original, los monos han adquirido inteligencia por convivir demasiado con los humanos luego de que una plaga extinguiera a perros y gatos. Para ir acorde a los tiempos, acá se trata de monos mejorados genéticamente gracias a un suero de diseño

Si en la versión sesentera se podía leer un manifiesto contra el racismo, acá la historia nos permite reflexionar sobre el irrespeto que tiene el ser humano por la naturaleza y por aquellos que son diferentes, pero lo muestra de una manera sutil, sin imponerle nada al espectador.

La trama es sólida y entretenida y es curioso como uno desarrolla una empatía instantánea con el sar generado por computadora más que con el resto del elenco de carne y hueso.

La banda sonora de Patrick Doyle es adecuada pero no llega a tener el protagonismo que tuvo el score de Jerry Goldsmith en la original.  
   
EN RESUMEN
¿Vale la pena verla? Quizás la apreciación por el filme ha ido creciendo al paso de los años y es probable que dentro de poco se le considere de culto, así que sí.. vale la pena verla.

¿Es como la versión de Tim Burton? No, mientras Burton "reimaginó" la película original, esta versión más bien es un reinicio o actualización del universo de "El planeta de los simios".

¿Tiene acción? Bastante. Pese a ser un filme dramático, el tercer acto nos mantendrá al borde del asiento. Acá es de reconocer nuevamente a los animadores digitales por el enorme esfuerzo para construir escenas complicadas con monos corriendo a lo loco por todo San Francisco.





¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.