Breaking

febrero 28, 2017

"LOGAN" (2017) Wolverine y el lado oscuro de Marvel

[RESEÑA] Un avejentado y enfermo Wolverine debe proteger a una misteriosa niña y ponerla a salvo antes de que sea capturada por científicos perversos. 


Mucho se ha dicho y escrito sobre la adaptación de historietas a la pantalla grande.

Algunas han corrido con mejor suerte que otras y en el caso de los mutantes de "Los hombres X", han recibido más elogios que críticas.

Por ello es que los estudios Fox se animaron a crear un "spin off" (derivativo) de uno de los personajes de ese universo, Wolverine... o Lobezno, como le llaman nuestros amigos ibéricos.

Las dos primeras entregas de esta saga, si bien fueron rentables, no fueron del agrado de los fervientes marvelitas, por lo que Fox decidió echar toda la carne en el asador y finalizar la trilogía de Wolverine con una película orientada al público adulto y con una historia bastante oscura.

Así que prepárense para ver decapitaciones, craneos aplastados, desmembramientos y otras bellezas, en toda la gloria de un primer plano.

¿Les funcionó? Bueno, las críticas han sido más indulgentes en esta ocasión y en nuestro caso, le damos una manita arriba por tomar el riesgo de ofrecer una estupenda historia.

DE LA TRAMA
Estamos en 2029. Logan (Wolverine) trabaja como chofer de limusina y se encuentra enfermo. La época del equipo X ha quedado atrás y nos enteramos que desde hace 25 años no ha nacido un mutante.

La cinta abre con Logan, durmiendo la mona en la limo, porque es alcohólico. Unos cholos intentan robarle los aros y Logan trata de impedirlo. Pero como está ebrio como una cuba, los cholos lo balean. 

Nuestro héroe reacciona con mucha ira y prácticamente despedaza a los cacos. ¿Les contamos que esta peli es para público mayor de 18 años?


Luego nos enteramos que Logan mantiene al profesor Xavier encerrado en un depósito metálico, senil y desconectado de la realidad, gracias a unas pastillas.

Al parecer, lo mantiene así para protegerlo de sí mismo y al resto de la humanidad, pues a sus 90 y pico de años, Xavier ya no puede controlar del todo sus poderes telepáticos.

Su presente no parece muy halagador pero todo cambia, o más bien empeora, cuando es contactado por una misteriosa mujer que le pide llevarla a ella y a su hija a la frontera canadiense.

La niña es perseguida por un cazafortunas o militar, no queda claro, quien la quiere recuperar a toda costa. Y es que la chica es producto de un experimento genético que busca crear niños mutantes en un laboratorio.

El caso es que los niños se han salido de control y la corporación que los fabrica ha decidido eliminarlos. La mujer apenas logra escapar con la niña, a quien llama Laura y gracias a unas historietas de los hombres X, se entera que hay una especie de santuario de mutantes en Canadá.

Los villanos encuentran a la mujer y a la niña pero fallan en su captura. Logan se da cuenta que Laura tiene garras de adamantium como él y finalmente decide ayudarla.

Junto al profesor Xavier emprenden un viaje por carretera, sin dinero, sin esperanza y contra el tiempo. El reto es pasar desapercibidos, mientras son perseguidos por los villanos. ¿Será la última oportunidad de Logan de redimirse de su vida llena de violencia?



ASÍ LA VIMOS 
Si algo le han criticado a Marvel es que sus películas de superhéroes son optimistas, coloridas y llenas de fantasía. Caso contrario con el universo DC, que es sombrío y poco esperanzador. 

El caso es que a DC no la ha ido tan bien como a Marvel, así que el hecho de permitirle a Fox presentar una historia de Wolverine bastante realista y cruda, era una empresa arriesgada.

Sin embargo, su director James Mangold sale airoso pues después de las críticas mixtas que logró con "Wolverine" en 2013, corrige la plana y nos ofrece un tour de force que nos mantiene al filo del asiento.

Mangold hace bien todo lo que DC ha hecho mal con sus versiones realistas de sus superhéroes y compensa con creces al espectador con escenas hiperviolentas y bien coreografiadas.

Hugh Jackman reinventa al personaje de Logan, al que le ha dado vida por más de 10 años y nos muestra su lado más atormentado y hambriento de redención.

Quizás le sobran unos 20 minutos de metraje pero tratándose de la última vez que veremos al buen Lobezno en pantalla, se le perdona.

Pese a la seriedad de la trama, hay espacio para una que otra linea humorística para romper la tensión y no faltará quien vea una velada alegoría sobre inmigración como subtexto del entramado.

EN RESUMEN
¿Vale la pena verla? ¡Seguro! Aun sin ser fanáticos de las historietas, estamos ante una película que llena con creces las expectativas, sin duda, una de las mejores de 2017.

¿Puedo llevar a mi hermanito puberto o a mis hijos? Eh...no. Si bien el personaje es de los favoritos de los chicos, el filme tiene una orientación adulta así que no escatima en litros de sangre, desmembramientos y hasta un par de gemelas al aire por ahí.

¿Habrá más películas de Wolverine? Al parecer no pero nunca se sabe. Lo difícil será que Jackman se ponga el esqueleto de adamantium de nueva cuenta.





¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.
febrero 26, 2017

"EL DIABLO BLANCO" (1959) Lección de historia de la mano de Hércules

[RESEÑA] El fortachón Steve Reeves es Hadji Murad, lider de los rebeldes que quieren liberar al Cáucaso de las fuerzas invasoras del Zar Nicolás I. 


En Cine Delirante tenemos un ritual año con año. Al llegar la Cuaresma, nos encanta entrar a nuestras bóvedas y desempolvar nuestra colección de cine épico.

Es un placer culposo que conservamos de nuestra niñez cuando en la televisión local transmitiían un montón de películas de Hércules, Maciste, Ulises, de romanos, etc, por esta época.

No sé si haya sido así en otros países de América Latina o en España, pero en el nuestro sí (nuestro cuartel general está en Guatemala). Lastimosamente con la globalización, se perdió esa tradición en la tele local. 

Por cierto, nunca hemos entendido qué tenían que ver las historias mitológicas con la Cuaresma, pero bueno.. quien es uno para cuestionar al sistema.

El caso es que enos encontramos con una copia de  "El diablo blanco" (The white warrior), protagonizada por Steve Reeves, quien encarnó al buen Hércules durante el auge del "péplum" (género de películas de gladiadores) allá por los cincuentas y sesentas en Italia.

Sin embargo, la película tenía truco, al menos el dvd que encontramos, pues en la portada nos la venden como película épica cuando en realidad se trata de un drama histórico basado en una novela de Leon Tolstoi, quien a su vez se inspiró en la leyenda de Hadji Murad, un rebelde que peleó contra las fuerzas imperialistas del Zar en el siglo XIX. 

Y aunque nos desilusionó en un principio, se reivindicó al tratarse de una entretenida película de aventuras y acción. 

DE LA TRAMA
El Zar Nicolás I está en guerra con las tribus de las montañas del Cáucaso. Parte de los rebeldes son liderados por Hadji Murad (Reeves) quien gracias a su audacia y habilidades en el arte de la guerra se le conoce como el "guerrero blanco", y tiene el respeto de sus amigos y enemigos.

El príncipe Sergei encabeza la campaña militar contra los insurrectos y está casado con María, ahijada del Zar. Este la envía para hacerle saber al príncipe que está dispuesto a negociar la paz con su enemigo.

Sergei no está dispuesto a ceder y urde un plan para convencer a Murad de sus buenas intenciones, con la idea de hacerlo prisionero al final. Este cae en la trampa y es encarcelado, con la amenaza de matarlo si no firma un tratado de paz.

Al mismo tiempo, Ahmed Khan se hace del liderazgo entre los rebeldes y rápidamente se alía con Sergei, con la idea de quedarse con el lugar que le corresponde a Murad y de paso, quedarse con su chica.

Intrigas palaciegas, espectaculares batallas a caballo y finalmente, el escape de Murad para poner a todos en su sitio, nos dejan con la sensación de haber hecho un viaje nostálgico al pasado, cuando el cine de aventuras gozaba de buena salud.

 

ASÍ LA VIMOS 
La película es entretenida y tiene un ritmo que nos mantiene interesados por hora y media. Investigando un poco para escribir esta reseña encontramos elogios para su fotografía. No podía ser menos, pues el director de foto fue nada menos que Mario Bava. 

Lamentablemente nuestra copia es de un master en muy malas condiciones, quizás un positivo de 16mm o un VHS remasterizado en dvd, con los colores difuminados, haciendo que en lugar de a color, se vea en tonos sepia y rojizos, la mayor parte del tiempo.

Como dato curioso, la portada del dvd en nuestro poder le da crédito a Steve Reeves como protagonista pero tiene la foto de Gordon Scott, otro fortachón que encarnó a Hércules en aquella época. Cosas que pasan suponemos.  
Quizás el único reproche que le tenemos al filme es que siendo Reeves el protagonista, el director no se resistió a incluir las respectivas escenas de nuestro héroe con el torso desnudo, para explotar su perfecta condición física, suponemos. O simplemente, quisieron acentuar su fama como Hércules.

Desde luego, tampoco faltan las respectivas secuencias de baile, en este caso, danzas tradicionales de cosacos. 

EN RESUMEN
¿Vale la pena verla? Solo si son amantes de las pelis viejas de aventuras, como nosotros. O son completistas de la obra de Steve Reeves.

¿Donde la puedo encontrar? Nosotros la hallamos en un mercado en una colección de dos películas de gladiadores junto con una versión sesentera de "David y Goliath" ¡con Orson Welles!. De ahí nuestro error de asumir que era una película péplum.

Sin embargo, me parece que en youtube hay al menos un par de canales que la ofrecen completa, aunque en idioma inglés.

A falta de un avance decente de la película, les compartimos una secuencia de la misma, en la que se puede ver a Steve Reeves en toda su gloria peleando contra otro fulano... sí, con el torso desnudo...

 



¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.
febrero 23, 2017

"EL FANTASMA DE LA ÓPERA" (1983) Reimaginación de la clásica novela gótica

[RESEÑA] El fantasma acecha a la doctora Quinn quien deberá ser salvada por el jefe de Austin Powers... er... algo así.

A lo largo de los años he podido agenciarme de diferentes versiones de la historia del fantasma de la ópera, desde la silente de 1925, con Lon Chaney Sr. como el fantasma, hasta el soberbio musical de Frank Lloyd Webber, de 2004.

Existen al menos unas 15 adaptaciones al cine de la novela gótica escrita por Gaston Leroux, desde las más convencionales como las ya mencionadas hasta versiones gore como la dirigida por Dario Argento o la versión rock de Brian de Palma, de los setentas

Pero hoy les platicaré sobre un modesto telefilme ochentero que encontré en dvd, protagonizado por el estupendo actor Maximiliam Schell y la siempre guapa doctora Quinn, Jane Seymour.

Por alguna razón, esta producción cambia la historia de lugar pues en lugar de desarrollarse en París, la trama se traslada a Budapest y cambia los nombres de los protagonistas.

Así que más que una adaptación fiel, se trata de una reimaginación de la historia, que no por eso deja de ser entretenida auque con pocas ambiciones de llegar a trascender más allá de hora y media de drama televisivo.  

DE LA TRAMA
El director de orquesta Sandor Korvin (Schell) le ha puesto todo su empeño para hacer triunfar a su esposa Elena como la nueva diva de la ópera.

La verdad es que la chica no es muy talentosa que digamos pero su marido le tiene fe. El dueño del teatro no le tiene fe sino hambre a la chica y días antes del estreno, trata de seducirla en su oficina a cambio de hacerla exitosa.

Elena no accede y este se idea un plan para desprestigiarla en el día de su debut, ssobornando a los críticos para que publiquen pestes sobre ella y sus limitadas capacidades artísticas.

La chica no soporta la presión y termina suicidándose, por lo que Sandor decide vengar a su esposa. La discusión con uno de los críticos, termina en una pelea en la que se desata un incendio. A Sandor se le desfigura la cara y por razones que todavía sigo ignorando, es salvado por un  ¿vagabundo? ¿loco?.. la verdad no se explica bien, quien se lo lleva a los drenajes de la ciudad para cuidarlo.

Pasa el tiempo y el incidente parece olvidado. El dueño del teatro decide montar una nueva obra en la que participa una ambiciosa cantante, María Gianelli (Seymour).

Tiene buena voz y aspira a tener el protagónico pero el papel ya está dado. Así que debe conformarse, pero Sandor, quien merodea por los pasillos del teatro, la escucha y decide hacerla su protegida.

El resto de la trama es ya conocida, pues incluye los esfuerzos del fantasma por convertirse en el protector de María para que se quede con el papel principal, y agrega nuevos elementos como la tensión sexual entre María y el director de la obra, interpretado por Michael York.

Lo que me llama la atención es que en esta versión se aborda de forma distinta la personalidad de la protagonista, pues se deja de lado la imagen virginal de la historia original para mostrar a una mujer dueña de sí misma, que no le teme a ejercer su poder de seducción

 
ASÍ LA VIMOS
Es una película para la televisión y se nota a leguas. Por muchos esfuerzos que se hayan hecho en los decorados, pareciera que estamos viendo una versión retro de Downton Abbey.

Las actuaciones tienen un dejo de exageración teatral, no sé si intencionado o no, debido a la naturaleza de la trama. Maximiliam Schell construye un personaje atormentado que pudo tener mucha profundidad pero se desperdicia detrás de una máscara bastante genérica.

Jane Seymour actúa bien desde luego, es una veterana de la televisión pero no logra despegar del todo. Quizás fue el horrendo peinado que la hicieron lucir en toda la película.

El final es apresurado y deja muchos cabos sueltos como por ejemplo, quien fue el que salvó a Sandor y cuales son sus razones para mantenerlo oculto. Parece vagabundo pero tiene un lugar en los desagües de la ciudad con muchas comodidades, incluyendo un gigantesco órgano de iglesia.
  
La historia no muestra sangre, piel ni nada por el estilo, aunque si algunas muertes sugeridas, por lo que se acerca más a un drama de suspenso que a una película de miedo propiamente, aunque eso se entiende por ser un telefilme. 

EN RESUMEN
¿Donde puedo encontrarla? Yo la hallé en un dvd de $1 en Walmart, en versión 1:33, subtitulada. Sospecho que es una copia extraída de un VHS por la textura de la imagen y su sonido estéreo de 2.0 aunque hay una versión en inglés en youtube.

Como dato anecdótico, la película incluía un "avance cinematográfico" en el que da referencias de los protagonistas por otros trabajos suyos, como por ejemplo... 

"Protagonizada por Jane Seymour, la doctora Quinn, y Michael York, de Austin Powers".. ¿Qué diablos?  Michael York es uno talentoso actor que sin duda ha tenido papeles más memorables que el del jefe de Powers. En fin, supongo que es para que las nuevas generaciones sepan de quién se trata.

COSAS QUE APRENDí VIENDO "EL FANTASMA DE LA OPERA"

1. Todo crítico de ópera que se precie, debe tener sustancias inflamables en su oficina.

2. Si tu mujer canta bien, no la dejes nunca sola con el dueño de un teatro.

3. En las redes de desagües se puede vivir como rey en un castillo. (Aplica solo para Budapest).

4. No cerrar ni un ojo al ir a un baño turco público.  





¿Ya la vieron? ¿La verán? ¿Qué les pareció? Nos dará gusto saber su opinión.