Breaking

noviembre 24, 2015

PROHIBIDO TENER HIJOS (1972)

[PELÍCULA EN LINEA]  Sombría visión futurista de la contaminación ambiental y la sobrepoblación.

Típica pieza de ciencia ficción setentera que refleja a la perfección la visión pesimista que se tenía en aquellos años sobre el futuro de la humanidad. Va en la vena de "Soylent verde" y "El planeta de los simios". 

"Prohibido tener hijos" conocida en inglés como "Z.P.G. Zero Population Growth" o "Edicto Siglo XXI" cuenta con las estupendas actuaciones de Oliver Reed y Geraldine Chaplin... sí, la talentosa hija de Charles Chaplin.

DE LA TRAMA 
En un futuro no muy lejano, el planeta se enfrenta a la sobrepoblación, así como a la extrema contaminación ambiental y escasez de recursos.

¿La solución? Los gobiernos del mundo acuerdan prohibir los embarazos por toda una generación para permitir recuperar el balance natural. 

Si una pareja quiere tener un hijo se le proporciona una especie de niño robot (bastante perturbador por cierto). A quien decide ignorar la ley, se le condena a muerte por sofocación. 

Pero una pareja decide desafiar al sistema. ¿Podrá salirse con la suya?



noviembre 23, 2015

“ESCUELA SATÁNICA PARA SEÑORITAS” (1973) El nombre lo dice todo.

[RESEÑA]  Estrellas del ayer se reúnen en un telefilme para combatir las fuerzas del mal

Hubo un tiempo, los setentas, en que se vivió una época dorada en la producción de telefilmes de horror. 

Quienes no teníamos edad suficiente para ir al cine a ver una buena película que nos hiciera arruinar el amuleto, nos contentamos con ver estas pelis cuando las pasaban en “Pantalla de Oro” de canal 3 o “Cine sorpresivo” en canal 11, allá por el tiempo del terremoto.

De esa época llegaron a la pantalla chica suculentos títulos como “Trilogía de terror”, “La casa que no muere”, “No entres al sótano” o “No le temas a la oscuridad”.

Lamentablemente estas oscuras gemas han quedado en el olvido y no es posible ver más que algunas copias desteñidas extraídas de algún VHS de n generación.

Hurgando en nuestras bóveda de Cine Delirante nos topamos hace un par de días con una joya de esa era: “Escuela satánica para señoritas” (Satan’s school for girls).

El telefilme está lleno de caras conocidas, claro está, para los que tenemos más de 40 años.

Pamela Franklin, actriz británica de series de TV; Kate Jackson y Cheryld Ladd, antes de ser “Ángeles de Charlie”; un bien conservado Roy Thinnes, recordado por “Los Invasores” y “Los Expedientes X”, y estrellas en decadencia como la nominada al Oscar de la Academia, Jo Van Fleet.


DE LA HISTORIA

Este sos vos cuando te llega la cuenta de tu plan de datos.
La película abre con una joven que va como alma que lleva el diablo.. er.. aparentemente huyendo de alguien. Se supone que llegará a la casa de Elizabeth, su hermana, quien está esperándola pero al llegar, no hay nadie.

Cuando finalmente llega Elizabeth (Franklin) hay policías afuera de su casa. Su hermana se ha ahorcado.

Como no hay otra explicación lógica, la policía da el caso por cerrado, pero no Elizabeth, quien intuye que no se trata de un suicidio más.

Así que decide inscribirse de incógnito en el internado donde estudiaba su hermano para investigar qué la llevó a ahorcarse.

Por cierto, el colegio se llama Escuela de Señoritas Salem…. Salem.. SALEM… ¿no es obvio? En fin. Ahí rápidamente hace migas con Roberta (Jackson) con quien se vuelven buenas amigas.


El colegio, que le da un aire al internado de la mexicana “Hasta el viento tiene miedo”, guarda un secreto. O al menos así lo supone Elizabeth cuando al empezar a indagar, se topa con estudiantes atemorizadas, que no quieren hablar.

Ella encuentra una pintura en donde aparece su hermana dentro de un sótano y decide investigar dónde se encuentra ese lugar, sola, en camisón, en una noche de tormenta y alumbrada apenas con un quinqué.

Elizabeth se sincera con Roberta cuando dos alumnas más aparecen “suicidadas”, y esta decide ayudarla.

A estas alturas ya sabemos que los maestros y la directora tienen algo que ver con el asunto, que por si aún no lo han intuido, involucra prácticas satanistas. Solo queda averiguar quién de ellos es el mismo chamuco y por qué hay epidemia de suicidios.


¿VALE LA PENA VERLA?
Sí, así se vestían tus abuelas en los setentas
Depende. Si esperan ver sangre y tripas al estilo Eli Roth, se llevarán una decepción. Recordemos que es una película para la televisión conservadora de los setentas, así que nada de sangre, violencia explícita o desnudos.

A eso hay que sumarle que el productor es nada menos que Aaron Spelling. Sí, esa mente maestra que concibió empalagosas series noventeras como “Beverly Hills 90210” y “El séptimo cielo”.

Para los estándares actuales, sería un filme de misterio, eso sí, con bastante atmósfera, ideal para ver en una madrugada de insomnio.

Además, está el factor nostalgia, que en nuestro caso nos hizo verla de principio a fin pese a su pobre escenografía, nula iluminación y espantoso vestuario de polyéster.

 COSAS QUE APRENDÍ VIENDO “ESCUELA SATÁNICA DE SEÑORITAS”

1 En los setentas, las chicas dormían con los camisones de las abuelitas.

2 Si el nombre del filme les es familiar es porque Spelling hizo un remake en el año 2000, protagonizado por Shannen Doherty. Sr. Spelling, no sabíamos que tenía su lado oscuro.

3 Chicas, desconfíen del profesor guapo que tiene a todo el alumnado babeando.

4  Si el diablo viene del infierno, ¿no es ilógico tratar de quemarlo?

5 Los profesores de sicología no son muy cuerdos que digamos

6 Ya no hacen películas así.. :(


noviembre 20, 2015

“EL CAPITÁN AMÉRICA” (1979) Groovy baby..!!

[RESEÑA]  Si piensan que Chris Evans es el único Capitán América piénsenlo dos veces.

Las nuevas generaciones creen que el universo cinematográfico de Marvel se inició con “Ironman” en 2008. 

Los más creciditos, se acordarán de las modestas versiones de “El castigador” o Nick Fury: Agente de S.H.I.E.L.D.” en los noventas.

Pero el intento de hacer la transición de las historietas a la pantalla grande (o chica, según sea el caso) se remonta a mucho más atrás.

Ya en los setentas hubo intentos de darle vida al Hombre Araña (pueden ver su película setentera aquí), o el caso que hoy nos ocupa, El Capitán América.

Concebida como un piloto para una eventual serie de televisión en Estados Unidos, se vendió como película en los cines de América Latina y en otras latitudes. Pero entremos en materia.

LA HISTORIA
Steve Rogers (Reb Brown) es un ex soldado devenido a pintor y dibujante callejero, que viste horrenda ropa de polyester y camisas polo. 

Viaja a bordo de una camioneta Van, muy de moda en aquella época, en la que vive y guarda su tesoro más preciado, una motocicleta.

¿Tiene wifi?
Un día llega a una playa de surfistas a visitar a un amigo y este le cuenta que un investigador, amigo de su padre, le han estado buscando con insistencia.

Lo que Rogers ignora es que está siendo vigilado. Decide ir a visitar al investigador pero en el camino, un camión tira intencionalmente aceite en la carretera.

Nuestro héroe se salva por un pelo pero su camioneta cae en combate. A bordo de su moto llega a un instituto de investigación y conoce a Simon. 

Al parecer Rogers y su papá no se llevaban bien porque cuando Simon le cuenta sobre un suero experimental en el que trabajaban juntos, este cambia de tema.


Rogers decide visitar al amigo de su papá de una vez por todas pero llega justo cuando este es asesinado por un matón que busca un microfilme con una fórmula secreta.
Rogers trata de auxiliarlo pero este muere. 

Pronto, aprendemos que el asesino del científico y quien intentó matar a nuestro héroe trabajan para un villano, que quiere armar una bomba con la fórmula secreta.

Simon trata de convencer a Rogers a que le ayude a atrapar a los malosos pero se niega. Aunque después de sufrir otro atentado no le queda más remedio, pues Simon le inyecta el suero experimental para salvarle la vida.

La sustancia le brinda super fuerza y velocidad. Simon le revela entonces que su padre fue el Capitán América original y que él debe seguir su legado.

Finalmente los malos se hacen con la fórmula y arman una bomba, así que el buen Cap debe ir al rescate y salvar al mundo. 

Para ello le dan un indecente traje que no deja nada a la imaginación, un escudo de plexigás y una moto con cohetes equipada con el gadget más tonto que he visto en una película de héroes: un botón para que no se oiga el ruido de la moto para “sorprender” a sus enemigos.

EN CONCLUSIÓN
El final es bastante previsible. Sí, ganan los buenos. Pero la película no es tan mala como cuenta la leyenda. 

De hecho, existió ese mismo año, una secuela titulada “Capitán América 2: Muerte prematura”, en la que sale Christopher Lee.

Ocurre que por ser un telefilme, su propuesto no le permitió hacer elaboradas escenas de acción, que se limitan a una persecución en helicóptero, y el gran final en el que el Capitán debe detener un camión en el que viaja la bomba.

¿Dónde se puede ver? La verdad, tuvimos que escarbar bastante en nuestra bóveda delirante para encontrarla. Nos parece que sólo la secuela flota por internet.

Como dato curioso, en nuestro país se estrenó en el cine. Yo la fui a ver al desaparecido Latino en la zona 5 capitalina. Era parte de un doble programa junto al piloto de “Hulk, el hombre increíble”, con Bill Bixby. ¿El costo del boleto? Tenías que llevar dos cajas vacías de cereales Kelloggs.  (Suspiro) Tiempos que ya no volverán.

noviembre 13, 2015

“LA INVASIÓN” (2007) Bond contra parásitos extraterrestres

--> [RESEÑA]  Daniel Craig y Nicole Kidman se resisten a seres del espacio que se adueñan de los cuerpos y las mentes de los humanos.


Existen al menos cinco versiones de la novela clásica de ciencia ficción “Los Usurpadores de cuerpos”, escrita por Jack Finney en 1953. La última, es la que hoy nos ocupa, protagonizada por Nicole Kidman y un pre Bond, Daniel Craig.



Uno pensaría que luego de tantas versiones, no habría mucho de donde sacar un ángulo nuevo para ofrecer novedad al espectador, salvo las vueltas de tuerca necesarias para “modernizar” la historia.



Sin embargo, de alguna manera, el director se las arregla para atraparnos desde el primer momento en una vorágine de paranoia y delirio de persecución, que nos dura casi toda la película. Conste que dije “casi”.



DE LA TRAMA



En la novela original, un médico rural se enfrenta a una ola de histeria colectiva entre sus vecinos, quienes aseguran que sus amigos, parientes y parejas ya no son los mismos.



En “La invasión”, encontramos a la sicóloga Carol Benell, quien empieza a ver un patrón entre sus pacientes, quienes aseguran que “mi esposo ya no es mi esposo”, o “mi hijo ya no es mi hijo”, después que un transbordador espacial explota en su entrada a la atmósfera y sus restos quedan esparcidos por buena parte de Estados Unidos.



Resulta que adherido a los escombros, ha llegado al planeta una especie de espora espacial que contamina a quien la toque, dominando la razón y voluntad del infectado mientras duerme.



La versión oficial es que se trata de una cepa de gripe agresiva y el gobierno ordena vacunar a la población, pero lo que hacen en realidad es inyectar la espora acelerando la conquista del planeta.



Resulta interesante la paranoia que sufre la heroína desde el primer momento pues además de los trabes de sus pacientes, se enfrenta al reto de ser madre soltera (con sus respectivos miedos), un ex esposo con comportamiento extraño que quiere llevarse a su hijo, y la presión de su novio, el doctor Ben Driscoll (Craig).

¿Mala suerte en el amor? ¿Enemigos ocultos? ¿Siente que lo espían?


El director Oliver Hirschbiegel nos va creando la atmósfera de suspenso y tensión en pequeñas dosis, como cuando Carol se da cuenta que la calle ya no es un caos de ruido, tráfico y peatones, y en cambio los autos marchan a la misma velocidad, las personas caminan inexpresivas y en silencio, y en los parques hasta los niños se columpian en sincronía.



Lástima que ese suspenso tan deliciosamente construido se viene al traste rápidamente con lo poco imaginativo del segundo acto, cuando nuestros héroes descubren sin mucho esfuerzo cómo enfrentarse a los organismos espaciales.



Si el final hubiera estado a la altura de los de las anteriores versiones, se perdonaría lo endeble del guión pero Hirschbiegel no quiso arriesgarse y se decantó por un final azucarado y feliz, como mandan los estatutos del Hollywood convencional.



Influyó quizás, la multitud de correcciones de último minuto que se le hicieron al guión.



Mientras las versiones anteriores tienen subtextos como el sentimiento anticomunista en los cincuentas, o los esfuerzos individualistas de los setentas, “La Invasión” queda reducida a un fábula de suspenso y nada más.



Si se le quiere buscar a como de lugar un mensaje, pues diría que retrata el miedo a la modernidad, pero eso es una apreciación muy personal.

Y yo que pensé que el peinado de Craig en la saga James Bond era terrible.




EN RESUMEN



¿Vale la pena verla? Para pasar una tarde lluviosa de sábado en familia, no está mal.



Aunque sería un buen ejercicio buscar las adaptaciones anteriores: “La invasión de los usurpadores de cuerpos”, de 1956, dirigida por Don Siegel; “La invasión de los ultracuerpos”, de 1978 (la mejor para mi gusto), de Philip Kaufman; o la versión de Abel Ferrara, “Secuestradores de cuerpos”, de 1993.








noviembre 12, 2015

"EL FANTASMA" (2014): Nicolas Cage y artes marciales ¿Qué podría salir mal? Bueno..

[RESEÑA]  Cage tiene la virtud de ser un actor carismático. No importa en qué película salga, siempre lo iremos a ver, aunque de un tiempo para acá nos ha quedado a deber. En este caso, mucho.

Nos enteramos de la película gracias a un avance que vimos en la TV y pensamos “¿Nicolas Cage en la época de la China antigua? ¿Además, junto al mismísimo Anakin Skywalker? ¿Qué podría salir mal?”

Lo que pudo ser un épica historia de heroísmo y redención, se conforma con ser una película llena de clichés y estereotipos, medio racista (supremacía blanca sobre otras culturas), más digna de un telefilme del canal Syfy que de la pantalla grande.

DE LA TRAMA
El guión es bastante sencillo. Dos caballeros de las Cruzadas, Gallain (Cage) y Jacob (Hayden Christensen) participan en un sitio contra una palacio musulmán.

En medio de la batalla, Gallain se cuestiona si realmente ellos están haciendo la voluntad de Dios al matar, incluso a mujeres y niños.

Jacob ve que su amigo y mentor se está ablandando y rechaza la sugerencia de viajar al lejano oriente para cambiar de vida.

Avanzamos tres años y nos enteramos que un emperador chino decide nombrar como su sucesor a su hijo de 14 años (aunque parezca de 10) en lugar de su primogénito, un guerrero veinteañero sanguinario y vengativo.

Como es natural este se encabrona al enterarse de la noticia (los que son hermanos mayores entenderán lo frustrante que es saber que el menor siempre será el consentido) y asesina a su propio padre.

Hasta el poster de la versión americana
es bastante genérico.
El pequeño huye junto a su hermana (supongo que era la hija de enmedio) para pedir ayuda a unos generales leales a su padre, pero que están en una provincia lejana.

El guerrero acusa a su hermanito de haber asesinado a su padre y manda al ejército imperial tras él.

En su huída, los príncipes se topan con Jacob, quien vive como vagabundo y adicto al opio. ¿Cómo llegó hasta ahí y por qué se tiró a la mala vida?

Pues saber, porque la lica nunca lo explica. Igualmente, sin dar explicaciones, decide ayudar a los fugitivos a llegar a su destino, y de paso, conseguir la ayuda de “El fantasma blanco”, un misterioso guerrero con fama de invencible.

Y no sigo porque ya habrán adivinado de quién se trata el mentado fantasma y, desde luego, el final de la película, que dicho sea de paso, es poco satisfactorio.

LO BUENO, LO MALO Y LO FEO
Si por un lado, el filme nos ofrece extraordinarias tomas del paisaje rural de China, los sets para ambientar las Cruzadas parecen sobras de “El Rey Escorpión 4”… Sí, hay Rey Escorpión 4.

Lo elaborado de las coreografías de las batallas se arruina gracias a esa maña cabrona de usar la técnica de la cámara temblorosa.

Es bueno tener a Nicolas Cage en un filme de época, pero no cuando su actuación se limita a imitar un cruce entre Popeye el marino y un pirata ebrio.

La edición nos deja confundidos. Al ser una coproducción entre China, Canadá y Francia, no estamos seguros de haber visto una versión completa o una americana.

Esto porque en Estados Unidos pareciera ser que películas hechas en otros lados que no sean en Hollywood, les parecen “complicadas” o “muy largas”. Así que reducen y reeditan las películas. Las de Jackie Chan son las más han sufrido con esta práctica.

¿Será el ocaso de las carreras de Cage y Chirstensen?

¿Vale la pena verla? Solo cuando la pasen en la tele y en una tarde lluviosa, para no malgastar el dinero.

¿Podrá el buen Nicolas Cage recuperar el estatus de estrella? Difícil de contestar.

¿La pasarán en el cine? Por ahí vi el poster en Cinépolis pero a como le ha ido en otros países, lo dudamos. De todos modos, los bucaneros ya la ofrecen.

Por cierto, el filme se conoce en otras latitudes como "El desterrado" o su nombre en inglés, "Outcast"

COSAS QUE APRENDÍ VIENDO “EL FANTASMA”

1 No, no es el “duende que camina”

2 Nicolas Cage le ha de deber mucho dinero al fisco para seguir aceptando estos proyectos

3 Anakin… er… Jacob, es Terminator. No se muere ni a patadas

4 En China, los jovencitos de 14 años, parecen de 10

5 Lo mejor de la película es el trailer





¿Ya la vieron? ¿Qué les pareció?

noviembre 10, 2015

"EXORCISMO DOCUMENTADO" (2012): Llena pero no satisface

[RESEÑA]   Las malas actuaciones no desmeritan esta intentona de romper paradigmas en el cine guatemalteco.


Por fin se nos hizo ver “Exorcismo Documentado”, uno de los taquillazos que ha tenido nuestra incipiente industria cinematográfica.



El filme sigue creando expectativa a tres años de su estreno. Cuando se anunció que la transmitirían por cable para la Noche de Brujas, las redes sociales la volvieron trending topic.

Así que llegamos con altas expectativas para ver la película que hasta llamó la atención de ejecutivos de Lionsgate para una eventual distribución a nivel mundial.

LA HISTORIA

La trama se ha contado una y mil veces, en filmes como “El Exorcista”, “El Exorcismo de Emily Rose” y muchas más: Una joven sufre de posesión demoniaca. Su familia, en este caso su mamá, recurren a médicos y siquiatras, sin éxito, hasta que a alguien se le ocurre recurrir a un sacerdote católico.


La novedad reside en que se trata de un evento que puede ocurrir en nuestro vecindario, lo que de por sí va creando ya interés por ver la película.


Se agradece también el final poco convencional, más realista quizás, para este tipo de situaciones.

Como el guión es harto predecible, enfoquémonos en lo que funciona y lo que no con la película.
ASÍ LA VIMOS

Es de felicitar a Rodrigo Estrada Alday, su director, productor, coguionista y supervisor de efectos especiales, entre otras cosas, por la estupenda campaña de marketing para promover la película. ¡Vaya si no captó la atención del público!

Este “hombre orquesta”, a la Robert Rodríguez, logró un producto aceptable, MUY POR ENCIMA de bodrios como las películas de Casa Comal o las de Moralejas.

Siendo su ópera prima, le auguramos un futuro brillante, si es que se decide a filmar otra película, aunque después de esta, ya no hemos oído de él.

El maquillaje, aunque sobrecargado por momentos, es efectivo y los efectos especiales, bien logrados para una película de poco o cero presupuesto.

Sin embargo, “Exorcismo documentado” no se salva del talón de Aquiles del cine guatemalteco: Las malas actuaciones.

Urge una academia de actuación cinematográfica pues recurrir a actores teatrales es como querer mezclar peras y manzanas. El ritmo, la impostación de la voz y hasta el lenguaje corporal son muy distintos para ambas vertientes histriónicas.

Curiosamente, la mejor actuación la da el personaje de Raúl, un camarógrafo que suelta tapadotas como albañil y que apenas aparece un par de minutos en pantalla.

Daniela Castillo, la actriz que da vida a la posesa de turno, también se defiende bastante bien. Ojalá la llamaran a participar en otras producciones.

Se agradece que se optara por un lenguaje más cinematográfico y neutro, sin el uso/abuso de palabras coloquiales que solo los guatemaltecos entendemos. Supongo que fue para poder proyectarla a nivel internacional.



La ambientación y la iluminación son efectivos y crean esa atmósfera propia de una peli de miedo.

Donde sí falla es en la mezcla de sonido. Por momentos la banda sonora, en lugar de ser un acompañante, toma protagonismo y no permite escuchar con claridad los diálogos.

Estrada Alday cede a la tentación de homenajear a otras producciones similares y así vemos guiños a filmes como “El Exorcista” y “La bruja de Blair” que cortan la tensión lograda en el espectador, pues es imposible no pensar en esas referencias al verla.

En síntesis, es un producto aceptable que bien podríamos comparar con la comida chatarra. Nos llena, pero al final, no nos satisface del todo.

Al menos nuestros cineastas ya se están animando a hacer otro tipo de cine, alejándose de las historias sobre guerrilleros, desigualdad, dictaduras, drogas, prostitución y corrupción, que no sé porqué, obsesiona tanto a los cineastas latinoamericanos, no así al gran público.



COSAS QUE APRENDÍ VIENDO “EXORCISMO DOCUMENTADO”



1 Nito y Neto no salen en la película

2 Las chicas de ahora siguen usando camisones de abuelita

3 El sacerdote usa sotana de cucurucho, de El Calvario específicamente
4 Gracias porque que no salen cantantes, futbolistas o periodistas en la película, como es usual en el cine chapín